20minutos

Naturaleza salvaje

Junto con su socio Lucas Zaragosí, el diseñador industrial Adrián Salvador Candela dirige Estudio Savage, un espacio diáfano ubicado en el barrio valenciano de Ruzafa.

Compartir
Estudio Savaje
Interior del Estudio Savage.

En pleno distrito del Ensanche valenciano –municipio independiente hasta 1877–, se extiende hoy uno de los polos creativos más efervescentes de nuestro país. Ruzafa, uno de los tres barrios que conforman el sur del centro de la ciudad, junto con El Pla del Remei y Gran Vía, ha evolucionado al mismo tiempo que el proyecto que comparten el diseñador industrial Adrián Salvador Candela y Lucas Zaragosí. En diez años, tanto el propio barrio como Estudio Savage, situado en la calle del Pintor Salvador Abril, se han transformado con carácter irreversible.

Estudio Savaje
El diseñador industrial Adrián Salvador Candela.

Este último comenzó como una firma de moda que con el tiempo ha ido adquiriendo tintes de taller abierto a cualquier iniciativa artística. Mitad firma de moda, mitad estudio de diseño, este taller sigue una política corporativa que defiende “el made near, la sostenibilidad, la vuelta a la naturaleza más primitiva y el trabajo artesano”, cuenta Adrián Salvador Candela. El espacio, de unos 120 metros cuadrados, está dividido en dos zonas abiertas al público –showroom y taller– y un atelier reservado para clientes que desemboca en un patio acristalado. La oficina conserva los pilares y la estructura de ladrillo de la obra original, pero al reformarlo se optó por crear un ambiente diáfano con hormigón pulido y tableros Viroc (mezcla de madera y de cemento) para el suelo y paredes.

Estudio Savaje
Interior del Estudio Savage.

Fotografía Sebastián Erras (retrato) y cortesía de Estudio Savage