20minutos

Una sauna en el museo

En Wellness Center, Nicolas Lobo transforma Mobile Homestead, la réplica que el artista Mike Kelley hizo de la casa donde se crio un centro de salud y bienestar gratuito.

Compartir
Wellness Center
Mobile Homestead, la réplica de la casa de Mike Kelley.

Antes de suicidarse, Mike Kelley dejó una última obra que consistía en la reproducción a tamaño natural de la casa en la que se crio en el suburbio de Westland, Detroit (EE UU), hogar de los trabajadores de los tres grandes fabricantes de automóviles: Ford, Chrysler y General Motors. El tamaño y el estilo ranchero de Mobile Homestead es típico de las comunidades de obreros del Medio Oeste americano. El artista la construyó sobre un tráiler y ha viajado hasta Los Ángeles para fomentar el debate sobre el control de los alquileres. Se ha usado como galería, banco de sangre y centro de reunión de Alcohólicos Anónimos. Y ahora es el centro Wellness Center, una exhibición de arte en la que el artista contemporáneo Nicolas Lobo la transforma en un spa.

Kelley quiso que fuera un espacio comunitario, por eso toda su programación está desvinculada del Museo Contemporáneo de Detroit (MOCAD), su residencia permanente. “Wellness Center es adecuada para Mobile Homestead en el sentido de que referencia el tipo de servicios que ofrecen los terapeutas en sus domicilios. En el hogar es donde probablemente una persona tenga su primera experiencia con el bienestar en forma de remedio casero, como miel para la tos, jengibre para las náuseas, un rinocornio para la congestión nasal o gárgaras de agua con sal para curar una garganta dolorida”, dice Amy Corle, comisaria de Educación y Participacón Pública del MOCAD.

Wellness Center
Una de las fotos de la serie Pinturas de hidrogel que Nicolas Lobo hizo con ingredientes cosméticos.

Todo empezó con un jarabe para la tos de uva y cereza. “En concreto, cómo un sabor, un color, un efecto físico, incluso un sonido, pueden juntarse en una sustancia”, recuerda Nicolas Lobo sobre el germen de la exposición. “Los productos cosméticos y terapéuticos desencadenan a menudo este sentimiento. En este área del bienestar es muy importante cómo nos vemos a nosotros mismos; es el final del juego del branding y la identidad”, explica. Lobo comenzó a hacer su trabajo “más antropocéntrico” alrededor de dos años atrás.”Trabajé en algunos proyectos en colaboración con otras personas que implicaban cosas como el blanqueamiento de dientes o hacer escayolas para lesiones. Estos experimentos desencadenaron más ideas acerca de cómo los objetos pueden interactuar con las necesidades físicas y mentales de un grupo de individuos”. Para la serie Pinturas de hidrogel pegó mascarillas de este material en los cristales de su estudio en Miami y aplicó capas de una crema para el dolor a base de cannabis, arcilla rosa, carbón activado y miel medicinal. Luego iba tomando fotos en diferentes momentos del día. En el vídeo Juicy Trade el artista explora la tensión entre la economía de escala y la seguridad de estas bebidas teniendo en cuenta la circulación de botellas que se venden en los semáforos y el consumo de los zumos de alta gama. Los jugos saludables no son los únicos que han visto un crecimiento en las ventas: en 2015 la revista Time avisaba de que, más pronto que tarde, todos pasaríamos por la consulta del médico para hacernos algún retoque estético (solo en Madrid en estos últimos cinco años el número de centros de belleza ha aumentado un 40%). “Quizás sea menos una obsesión con la imagen y más una fijación en el bienestar como una forma de comercio terapéutico”, reflexiona el artista.

Wellness Center
Estructura octogonal convertida en una sauna a la que pueden acceder los visitantes.

“La salud y el bienestar se convierten en una forma de valor para ser comercializadas contra los traumas. Es interesante pensar en ello en términos de democratización porque el estatus que transmiten –los tratamientos dentales, la calidad de la piel y el buen tono muscular– colocan al individuo en una jerarquía social. De ahí que las actividades asociadas con adquirir estos signos se convierten en un trabajo primario”, opina Lobo. Corle cree que las cuestiones a las que alude Wellness Center están menos centradas en la vanidad individual que en un problema social de largo alcance: “En Detroit y en otras partes, mucha gente de estas comunidades obreras atraviesan dificultades debido a la pérdida del seguro de salud (por la falta de empleo) o la subida de los costes de los cuidados sanitarios, que a menudo son prohibitivos incluso para aquellos que tienen seguro. La exposición alude a estas cuestiones ofreciendo servicios de bienestar gratuitos y soluciones homeopáticas alternativas”. La pieza estrella de la muestra, que acaba el próximo 4 de agosto, es una estructura octogonal conectada a generadores de vapor que Lobo ha confeccionado con los uniformes de los trabajadores del Departamento de Agua y Alcantarillado de Detroit. A los visitantes se les permite acceder a las saunas durante una hora y después pueden aclararse en la ducha que el artista hizo instalar en el patio trasero. O disfrutar de los tratamientos con agua que proporcionan las esculturas que también son parte de este balneario surrealista. “Hay mucho ‘no tocar’ en el mundo del arte. Pienso que es refrescante para la gente encontrarse con un arte que conecta directamente con ella. Todas las personas que han participado de los servicios hasta ahora han disfrutado de la experiencia”, dice la comisaria. Por lo visto, ha habido alguna “pequeña decepción” entre algunos usuarios porque no les dejaban entrar a la sauna desnudos. “Pero después de pasar un rato dentro se relajan y se olvidan”, asegura Corle.