Abstracción y dinamismo

El Museo Guggenheim de Bilbao dedica una exposición retrospectiva a la obra del artista Jesús Rafael Soto. Conoce con nosotros 'Soto. La cuarta dimensión'.

Compartir

Cinco décadas de carrera dan para mucho, así que suponemos que el comisario Manuel Cirauqui no ha debido de tenerlo fácil a la hora de elegir las piezas que se exponen en la muestra Soto. La cuarta dimensión. Hasta el próximo 9 de febrero, el Museo Guggenheim de Bilbao reúne más de 60 obras del artista venezolano Jesús Rafael Soto (Ciudad Bolívar, Venezuela, 1923 – París, Francia, 2005). Esculturas participativas de gran formato, pinturas y obras murales conforman una representación bastante fiel de la evolución del arte cinético entre principios de los años cincuenta y finales de los sesenta, corriente del que Soto fue un gran exponente.

“El espectador se adentra por hilos verticales o barras que llenan la totalidad del espacio disponible y constituyen la obra en sí», definiía Rafael Soto

Las esculturas participativas presentes en la exhibición son aquellas que el artista denominó Penetrables. Él mismo las definía de esta manera: “El espectador se adentra por hilos verticales o barras que llenan la totalidad del espacio disponible y constituyen la obra en sí. A partir de ese momento, espectador y obra quedan entreverados de forma física e inextricable”. Soto desarrolló gran parte de su actividad artística en París, donde formó parte del primer grupo de artistas cinéticos con Jean Tinguely, Iacov Agam y Victor Vasarely.

Soto
Vista de la instalación de la muestra ‘Soto. La cuarta dimensión’ en el Museo Guggenheim Bilbao.

La cuarta dimensión que da nombre a la exposición hace referencia a la unidad de espacio y duración, forma plástica y experiencia en el tiempo, y es, según el propio Museo Guggenheim de Bilbao, “uno de los conceptos fundamentales que los artistas de mitad de siglo XX heredaron del periodo de espiritualidad casi utópica de las vanguardias”.

Fotografía FMGB, Museo Guggenheim Bilbao, 2019