20minutos

¿Qué ves aquí?

El arte de Grip Face intuye más de lo que enseña. Y aún así, resulta difícil separar los ojos de sus creaciones surrealistas.

Compartir

Detrás de la palabra pareidolia se esconde un fenómeno que todos hemos sufrido alguna vez: distinguir cosas reconocibles donde sólo hay formas vagas y aleatorias. De manera más terrenal, se refiere a esa sensación de ver caras en todas partes —por ejemplo, en los frontales de los coches. En la obra de Grip Face (Palma de Mallorca, 1988) hay mucho de pareidolia, pero también hay rostros bien definidos u ocultos tras una máscara negra. Aunque eso es sólo una fracción del universo creativo surgido de las manos de este artista.

Parte de su obra se podrá ver en la próxima edición de la feria Urvanity, que tendrá lugar en Lasede COAM de Madrid del 28 de febrero al 3 de marzo. Allí se podrá ver la faceta más pictórica y experimental de un artista inclasificable que ha trascendido las fronteras del llamado arte urbano.

Grip Face
‘Mask of the millenial generation #03’

En muchas ocasiones se habla de tu obra por poseer un lenguaje visual propio, aunque existe una clara evolución entre tus primeros y últimos trabajos. ¿Hacia dónde estás dirigiendo tus pasos en estos momentos?
Actualmente estoy en un proceso de replanteamiento de mi trabajo, reorientando
conceptos e investigando en los puentes plásticos que siempre he transitado, como la pintura exterior e interior, la abstracción, el dibujo contemporáneo o mi obra más conceptual con la más gráfica. Cada vez me interesa más trabajar en la investigación del espacio expositivo sin perder el enfoque documentativo del espacio público como tal. El puente interior y exterior me sigue interesando, pero cada vez más estoy huyendo de la etiqueta del #streetart.

Tu obra tiene en muchas ocasiones un fuerte componente reivindicativo. ¿Es el arte urbano, por su disposición en el espacio público, más efectivo, o por el contrario corre el riesgo de diluir su mensaje?
Creo que intervenir el espacio público sigue siendo efectivo, pero cada vez resulta más complejo que tu mensaje en él perdure y tenga el efecto que tú esperas en el público, ya sea crítico o no. Se ha masificado de tal manera la propuesta plástica en el espacio urbano que hay que buscar nuevas maneras de comunicarse con él.

Grip Face
‘De camino a Europa’

¿Cuál es tu visión de la sociedad en estos momentos?
Actualmente podría definir mi visión como “agridulce”. Cada vez resulta más difícil tener una percepción plenamente optimista de la sociedad actual. Si hablamos en términos de masificación, podríamos decir que la estupidez está masificada y es más peligrosa que cualquier otra, y a su vez es muy inspiradora. La creación artística desde mi punto de vista es más necesaria que nunca; hay que hablar de ciertos temas muy importantes a día de hoy para intentar reconducir cambios en la sociedad.

Has dejado plasmada tu huella a lo largo de varios países de Europa. ¿Cómo está reconocido el arte urbano en España en relación a otros países? ¿Y a nivel institucional?
Hay gente con mucho talento realizando proyectos tanto a nivel curatorial como artístico, pero continuamos teniendo la sensación generalizada de que todavía no contamos con el mismo reconocimiento …al menos dentro del arte contemporáneo español— que tienen los artistas urbanos en otros países. A nivel institucional se están haciendo pequeñas incursiones, pero aún queda mucho camino que recorrer. Es muy importante que cada vez haya más críticos y teóricos sobre la materia, más publicaciones y más proyectos en centros de arte que hablen del tema o tengan una conexión con artistas que provienen del “arte urbano”.

Grip Face
‘Retratos prehíbridos’

¿Cómo ha evolucionado este arte desde que comenzaste en él?
Antes era todo más salvaje, ahora es más profesional. Yo intento buscar el equilibrio entre ambas, creo que el “arte urbano” es un idioma que tiene muchos dialectos, y el que más se usa en la actualidad es el denominado muralismo urbano —aunque no por ser el más usado es el más interesante.

Has intervenido en lugares que hacen de frontera entre el espacio público y el privado, como parkings o huecos de ascensor. ¿Qué tienen de especial estos espacios?
Siempre me ha parecido interesante el concepto de “limbo” y más interesante aún el de “no lugar”. Ambos van acorde con mi trabajo y con mi persona. Jamás sentí la necesidad de pertenecer a ninguna parte y sí de pertenecer a todas a la vez. Esos espacios que mencionas a mi parecer son realmente magníficos. Tienen una particularidad, pues son esencialmente efímeros si los pensamos en los segundos que el público va a observar tu obra. Son varios retos los que se plantean para intervenir ese espacio y el trabajo previo es muy enriquecedor.

Grip Face
Rostro de la serie ‘Precollapse’

¿En qué consistirán las obras que expondrás en Urvanity?
La obra que presentaremos en la feria está dividida en tres cápsulas o tres micro proyectos. La pieza central, Réquiem migratorio #01 hace énfasis en mi obra más pictórica y pseudo-política. Aparecen los rostros sin rostro y es una clara evidencia del puente entre mis proyectos Blackfaces y Precollapse. Otra de las piezas es un esquema de seis obras que hacen referencia al movimiento y el efecto GIF, seis retratos evolutivos de una sociedad vulnerable y ciega. Para terminar, una pieza micro instalativa de la que formarán parte tanto la escultura cerámica como el dibujo y la reproducción gráfica.