La oficina de la semana: Culdesac

Compartir

Como cada semana, desde la redacción de T Magazine nos adentramos en una oficina donde no nos importaría trabajar por su espectacular diseño. Si tú también trabajaras en ella, estarías deseando que llegara el lunes.

Detrás de la puerta de metal del número 9 de Gabriel y Galán, en Valencia, se esconde CuldeSac. Un espacio creativo que nació allá por 2002 y que creció en una nave industrial, antiguo taller de carpintería reconvertido en la ‘casa’ de dos apasionados del diseño, con un marcado estilo de trabajo y de vida.

Fundado por Pepe García y Alberto Martínez, CuldeSac ha crecido entre estas 4 paredes llenas de post-its, moodboards, pizarras rojas y creatividad. Un espacio en el que todo está a la vista con el objetivo de poder compartirlo, una manera de trabajar inspiradora y con mucha personalidad, que favorece el intercambio de ideas y el trabajo en equipo.

Conviviendo en un continuo caos ordenado, reflejo del ritmo frenético de trabajo del estudio, cada detalle tiene una historia detrás, como las jardineras con flores que cuelgan del techo, colocadas para una fiesta en la que se importaron de México 100 mariposas ‘monarca’ para que se posaran en ellas. Las sillas que habitan el estudio tienen orígenes totalmente dispersos, y cada día cambian de lugar, dando personalidad y vida al espacio.

El punto de encuentro por excelencia, como pasa en las mejores familias, es el comedor; lugar en el que se rompe el hielo, se come y se comparte. Una mesa y un buen plato de paella se convierten en la excusa perfecta para discutir sobre proyectos, música, cultura, sociedad y ocio. Comer juntos como una familia, invitar a clientes a que se sienten alrededor de una mesa, se quiten la corbata y se integren en el estudio. Con el tiempo, los miembros han ido creciendo hasta llegar a ser más de 50 personas, y en vez de cocinar por equipos como se hacía en un principio, contamos con una cocinera de excepción que nos cuida y nos alimenta cada día, como en casa.

CuldeSac es, además de un espacio creativo, un hogar en el corazón de Patraix por el que han pasado artistas, diseñadores y amigos de todo el mundo, con una habitación siempre disponible que invita a descansar y a hacer del estudio, tu propia casa.