20minutos

Inés Benavides, diseño con personalidad

La afamada diseñadora de muebles e interiores ha venido hasta nuestra escalera para contarnos sus proyectos, su estilo y cómo decidió dedicarse a esta profesión.

Compartir
Inés Benabides
La artista multidisciplinar Inés Benabides posando en la escalera de la redacción de T Magazine.

Inés Benavides entra a nuestra redacción de la calle Doctor Fourquet fijándose en cada detalle; el suelo, los singulares techos de nuestra biblioteca y la escalera en la que posará a continuación es lo primero que le llama la atención a esta consolidada diseñadora de muebles e interiorista. “¿Quién ha hecho la reforma del edificio?”, nos pregunta entusiasmada. Esta ingeniera de minas dio un giro de 180º cuando dio a la luz a su hija. En ese momento decidió cambiar por completo su vida: renunció a su estresante trabajo como consultora y abrió su propio negocio como diseñadora de muebles, sumando años después el diseño de interiores. Hoy hemos tenido la oportunidad de entrevistarle para nuestra sección La escalera. Esto es lo que nos ha contado.

¿Eres una persona diurna o nocturna?
Totalmente diurna, empiezo el día muy temprano.

¿Qué querías ser de pequeño, aparte de tu profesión actual?
Ingeniero para la NASA. Me encanta el espacio.

¿Cuándo te diste cuenta de a qué te querías dedicar?
Cuando nació mi hija, cambió mi vida por completo y se me abrió un mundo de posibilidades increíbles.

¿Qué hay siempre en tu mesilla de noche?
Un libro y una revista de decoración.

¿Sin qué no puedes salir de casa?
Sin mi teléfono móvil.

Inés Benabides
La artista multidisciplinar Inés Benabides posando en la escalera de la redacción de T Magazine.

Los muebles, ¿de diseño moderno o vintage?
Ambos, creo que la mezcla de los dos estilos es lo que hace especial cualquier estancia.

¿Cuál es tu objeto favorito en la casa?
Los cuadros, en particular uno de Simon Edmondson que le regalé a mi marido por su cumpleaños.

¿Y la estancia?
La terraza. Tener una zona verde en el centro de la ciudad donde poder evadirte me parece un lujo. Además me relaja muchísimo cuidar a mis plantas.

¿Qué libro estás leyendo ahora?
La leyenda de Ulenspiegel, un relato ubicado en Flandes en el siglo XVI.

De las ciudades en las que ha estado, ¿cuál es la que más te ha impactado arquitectónicamente hablando?
París. Me parece una ciudad maravillosa en todos los sentidos. En lo que a arquitectura se refiere me parece sublime la mezcla de edificios clásicos con otros muy modernos.

¿Y la construcción que te ha dejado boquiabierto?
La Sagrada Familia de Gaudí. Es francamente espectacular.

¿Qué ciudad te gustaría visitar?
Nueva Delhi. Me imagino que es completamente distinta a todo lo que conozco.

¿Qué edificio quieres ver en persona?
La tumba Brion, de Carlo Scarpa.

¿A quién consideras tu héroe/heroína?
A cualquier madre trabajadora. Hay muchas que sacan adelante a su familia solas y siempre con una sonrisa.

El café, ¿en vaso o en taza?
No me gusta el café. Prefiero el té y siempre en taza.

¿Cuál es tu mayor logro en la vida?
Sin lugar a dudas mi hija, de la que estoy muy orgullosa. Ella hizo, sin pretenderlo, que me dedicara a lo que hoy es mi profesión y mi mayor pasión en la vida.

¿Qué época histórica te gustaría haber vivido?
Me fascina el Art Nouveau. Me encanta el concepto de incorporar novedades derivadas de la Revolución Industrial a la estética inspirada en la naturaleza.

¿Qué haces en tu tiempo libre?
Me gusta escaparme al campo para desconectar, viajar, y sobre todo quedar con amigos.

¿Practicidad o estética?
Ambas. No están reñidas. La estética es mi forma de vida, pero no se puede vivir en lugar que no es práctico.

¿Una obra pictórica que te haya marcado?
Clovis durmiendo, de Gauguin.

Inés Benabides
La artista multidisciplinar Inés Benabides posando en la escalera de la redacción de T Magazine.

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo del interiorismo? ¿Y en el diseño del diseño de muebles? ¿Siempre te has querido dedicar a esta profesión?
Soy Ingeniero de formación. Al principio de mi carrera me dediqué a la consultoría de estrategia. Con el nacimiento de mi hija, me di cuenta de que mi profesión y mi nueva vida como madre eran totalmente incompatibles. Viajaba muchísimo y tenía horarios infinitos. Me retiré de la consultoría y decidí dedicarme a lo que siempre había sido mi pasión. Así empecé a diseñar, primero muebles que tuvieron mucho éxito entre amigos y familia, más tarde, y gracias al “boca a boca”, conseguí clientes particulares y empresas privadas. Rápidamente me di cuenta que mis clientes me pedían consejos para encajar mis muebles con la decoración de sus casas y así empecé a dedicarme al Interiorismo. Actualmente, no concibo el interiorismo sin el diseño de muebles.

¿Cómo es el proceso de creación para ti? ¿Qué necesitas?
Para diseñar necesito tener la mente despejada y estar tranquila. Me inspiro en todo lo que me rodea; desde una exposición, un edificio o un objeto cotidiano como puede ser una lata de refresco. De ahí nació CUBB, mi diseño más conocido.

¿Cómo defines tu estilo?
Mi estilo es actual, alegre y jovial. Me gusta mezclar diferentes estilos para crear viviendas actuales, eclécticas y cosmopolitas, espacios modernos y cálidos al mismo tiempo. Busco espacios abiertos, colores cálidos sobre una base neutra, puntos de color y mezclas de texturas para llegar a un buen equilibrio.

Hemos leído que también te has encargado de proyectos en el extranjero. ¿Puedes contarnos cómo han sido algunas de estas obras?
La gestión de estas obras es más complicada porque no siempre puedo trabajar con equipos que me conocen bien y que saben de mis exigencias en cuanto a calidad y cumplimiento de plazos y presupuestos. Sin embargo, el cambio de entorno es siempre interesante y abre nuevos horizontes.

Inés Benabides
La artista multidisciplinar Inés Benabides posando en la escalera de la redacción de T Magazine.

¿Cómo es el proceso de negociación con el cliente? ¿Quién es, para ti, el que más tiene que ceder a la hora de hacer peticiones: el cliente o el profesional?
No creo que sea una cuestión de ceder o no, a veces los clientes son reticentes a algo por desconocimiento. En esos casos nuestra labor consiste en “reconducir” sus opiniones mostrándoles un abanico de posibilidades con las que no contaban. Sin embargo, también creo que  los interioristas tenemos que ser humildes y escuchar a nuestros clientes. Yo he aprendido mucho de ellos. Entre los dos hay que llegar a un acuerdo.

¿Qué es lo que no puede faltar en uno de tus trabajos?
En mis proyectos lo que más me diferencia es que incluyo muebles diseñados a medida para cada espacio. Son diseños míos, con mucha personalidad y diseñados con materiales muy variados. Junto con las obras de arte, es lo que más alma le da al proyecto.

¿Cuáles son tus materiales preferidos para llevar a cabo tus productos?
No me quiero casar con ningún material. Tampoco he excluido ninguno. No hay materiales que en sí sean feos. Tampoco está bien abusar de un material que sea maravilloso porque se vuelve insoportable. En cualquier caso, suelo tirar hacia materiales naturales como la madera, la piedra y los metales. Me encanta mezclarlos.

¿Cuál es el trabajo del que estás más orgullosa?
Todos mis proyectos son como mis hijos, tienen algo especial para mí. Normalmente siempre estoy enamorada del último que he hecho, hasta que llega el siguiente. Sin embargo, quizás el restaurante SQD es el que más recuerdo por lo exigente que fue en cuanto a creatividad y a plazos y coordinación entre profesionales y oficios.

¿Qué proyectos tienes a medio y corto plazo? (Si se pueden contar).
Por supuesto seguir trabajando en obras que sean muy atractivas y especiales (aunque sean pequeñas). Lo que más me gusta es empezar con la demolición completa de los espacios y acabar poniendo hasta el último detalle. También me gustaría sacar tiempo para organizar una exposición de mis últimas piezas de mobiliario. A ver si consigo sacar ese tiempo…

Por último, ¿qué consejo le darías a los amantes de la decoración que quieren cambiar un espacio?
Que sean muy auténticos y fieles a sí mismos. Es importante conocer las tendencias y apoyarse en ellas si eso es lo que quieren, pero lo más importante es que realicen un espacio en el que vayan a estar a gusto.

Inés Benabides
La artista multidisciplinar Inés Benabides posando en la escalera de la redacción de T Magazine.

Fotografía Elisa Lorenze