20minutos

La oficina de la semana: Equipo Singular

En la sede de Equipo Singular destaca el rojo del pasillo, que es el mismo de su logo y representa la energía de esta agencia.

Compartir
Equipo singular
Las mamparas acristaladas sirven como salas de reunión formales, informales o para grupos de trabajo.
Renovarse o morir. Es uno de los lemas más repetidos a principios de año, que también se entona a nivel empresarial en tiempos de cambio. Equipo Singular, una agencia de comunicación y relaciones públicas de Madrid que lleva de 21 años trabajando para marcas nacionales e internacionales, ha seguido ese mantra hace poco al cambiarse a unas nuevas oficinas.

Desde sus inicios se centran en lograr notoriedad y relevancia de sus clientes de moda, lifestyle, belleza, gastronomía y tecnología gracias a un equipo de planners, cuentas, creativos, periodistas, relaciones públicas, producers, programadores y analistas… En total, más de 90 profesionales de la comuncación cuyos perfiles encajan en el nuevo rumbo empresarial por el que se consolida como agencia de comunicación integrada en un momento donde los contenidos, la creatividad y el componente de innovación y tecnológico son claves. Una nueva dirección que ha conllevado un cambio de oficinas, donde se trasladaron en julio de 2017.

“Veníamos de los clásicos edificios del barrio Salamanca con chimeneas, parqué y muchas divisiones, lo que hacía imposible tener al equipo junto, y buscábamos un espacio donde pudiéramos implantar un open plan para trabajar en equipo”, cuenta Vanesa Peloche, directora de la sede de Madrid de Equipo Singular. Tras una exhaustiva búsqueda de mano de profesionales, hallaron un espacio que se adaptaba a sus necesidades y en un barrio que les representaba, “tanto por ubicación de cara a clientes y equipos internos, como por estar ubicado en un eje muy madrileño: en pleno barrio de Chamberí y a escasos metros del eje Castellana [en la Glorieta de Cuatro Caminos]. Los factores objetivos unidos a una energía especial que sientes cuando llegas a un espacio que respira lo que buscas, le convirtió en el lugar elegido”, dice Peloche.

Equipo singular
En la zona de oficina para los empleados se ha apostado por el blanco en mesas y sillas y el rojo corporativo en detalles como los asientos.

El siguiente paso era el proyecto que convertiría un espacio diáfano y plano en la sede que debería representar los valores de empresa, y para ello confiaron en Nemeton Proyectos. “Necesitaban una oficina con dos partes diferenciadas: la zona de trabajo y una zona pública con el showroom para exponer las colecciones de moda y lifestyle, las salas de reuniones, y el office para los empleados, así como la zona de servicios propia de cual- quier oficina”, dicen Natalia Llorente y Muriel Arias, socias fundadoras de Nemeton.

Partieron de la planta en bruto y diseñaron unas oficinas en las que, siendo la parte de los empleados una zona abierta, estos tuvie- ran la mayor privacidad de cara a las visitas a la agencia. Dentro de un cubo blanco y aséptico, lo primero que crearon fue el pasillo de acceso cuyo carácter escenográfico tiene un enfoque tecnológico: está pensado para mostrar el contenido audiovisual.

Equipo singular
El showroom de la empresa.

El espacio se ha trabajado para que los visitantes solo accedan a las zonas públicas desde la recepción. El showroom, donde se muestran las firmas de ropa y complementos, está diseñado para crear una iluminación adaptada a cada colección. La mayor pecu- liaridad de la sede madrileña de Equipo Singular –la agencia tiene otra sede en Barcelona– son las salas acristaladas con unos cerramientos de metal. “Se instalaron mamparas acristaladas para seguir jugando con la luz natural en todos los espacios, cubriéndolas parcialmente con un vinilo translúcido para dar privacidad. La idea es que todas las salas se puedan utilizar tanto para reuniones formales, informales o grupos de trabajo”, explican Llorente y Arias.

La decoración se ha traducido en un esquema sencillo, de una unidad cromática que “diera amplitud al espacio y que a la vez tuviera personalidad”. En la zona de trabajo, revistiendo las paredes, diseñaron unos armarios perimetrales para evitar colocar muebles auxiliares que interrumpieran el espacio diáfano, y de forma que se consigue una oficina ordenada. En la recepción, saltan a la vista el logo y los colores corporativos, blanco y rojo, que se repiten, dando unidad y carácter, en todo el espacio.

‘Veníamos de los clásicos edificios del barrio Salamanca con chimeneas, parqué y muchas divisiones, lo que hacía imposible tener al equipo junto, y buscábamos un espacio donde pudiéramos implantar un open plan’.

El mobiliario de estilo contemporáneo –de firmas nacionales como New Bordonabe, Forma 5 y Ondarreta, e internacionales, como la danesa Hay –se buscó para que fuera ligero, apostando de nuevo por el blanco en mesas y sillas, e introduciendo el rojo sutilmente en detalles como los asientos, tanto en salas de reuniones, el office o los puestos de de trabajo. El bench de cada uno de estos puestos acaba en una forma redondeada pensado para una posible uso para reuniones informales.

Como todo cambio, ha generado una energía positiva en los empleados y en todo el equipo. Nueve meses después de estrenar esta sede, las nuevas oficinas y su reforma han demostrado que “se ajusta perfectamente a la nueva etapa que vive [la agencia] como proyecto empresarial y consiguiendo mantener los valores de empresa”. Equipo Singular luce un “nuevo traje”, uno que les acompañará en esta nueva etapa.

Equipo singular
Pasillo de acceso en el rojo corporativo de Equipo Singular.

Fotografía: Luis Benolier