20minutos

La oficina de la semana: el Canódromo

En esta ocasión nos trasladamos al Parque de Investigación Creativo de Barcelona para conocer de primera mano la reforma del Canódromo diseñado en 1961. Sigue leyendo para no perderte ningún detalle.

Compartir
canódromo

Como todos los lunes, desde la redacción de T Magazine nos adentramos en una oficina donde no nos importaría trabajar. El diseño y la comodidad son fundamentales para poder disfrutar de un espacio de trabajo idóneo. En esta ocasión, nos vamos a un lugar muy particular diseñado en 1961 por Antoni Bonet en Barcelona y reformado por el estudio deardesign tras ganar el concurso para su rediseño en 2016: el Canódromo, que ahora hace la función de Parque de Investigación Creativa.

El reto de diseño fue adaptar las infraestructuras de un antiguo estadio de galgos a su nueva función como espacio dinámico para start-ups y compañías tecnológicas en el marco del sector cultural y creativo. Para ello, deardesign debía respetar y honrar la bella arquitectura del Canódromo y desarrollar al mismo tiempo un concepto de oficina moderna y flexible que promoviera la interacción entre los usuarios.

canódromo

Si estás habituado a leer nuestros artículos sobre diseño y arquitectura, sabrás que cada espacio tiene una identidad personalizada en función de la esencia del lugar, de lo que ha sido, es y será. Para el Canódromo no iba a ser menos: la identidad visual de esta oficina hace referencia a velocidad, movimiento, progreso y tecnología. El resultado gráfico es la descomposición irregular de la tipografía corporativa, cuya imagen combina la huella del uso de los galgos en el pasado y su nueva función como Parque de Investigación Creativa.

En el diseño de los espacios también es fundamental el buen uso de materiales y colores. Para el Canódromo se emplearon elemento cálidos como la madera para contrastar con las estructuras existentes y hacer que la nueva oficina resultase más confortable y agradable.

canódromo

Si pensamos en un canódromo, ¿qué otro elemento identificativo podemos encontrar? Si lo reflexionas bien, cada galgo llevaba su número, como el dorsal de un corredor o el número en la camiseta de un jugado de cualquier deporte. Deardesign empleó este mismo concepto de movimiento en cuanto a la señalización numérica a modo de elemento recordatorio (el número que llevaban los galgos) y rindiendo a su vez un homenaje al edificio Canódromo Meridiana, una parte de la memoria histórica del barrio.

En cuanto a los interiores del edificio, se respetó el diseño original de los arquitectos Antonio Bonet y Josep Puig, Premio FAD en 1964 y se ha combinado con el mobiliario escogido y diseñado ad hoc, al igual que los elementos decorativos.

canódromo

¿Qué te ha parecido esta original oficina? A continuación, te dejamos con una fotogalería para que conozcas a fondo el espacio y le pongas imagen a nuestras palabras: