Beatriz Silveira, luz y buenrollismo en el diseño de interiores

Cada semana, un personaje contesta a nuestro cuestionario y se deja fotografiar en la escalera de nuestra redacción, un lugar que invita a jugar. La última en aceptar el reto ha sido la diseñadora de interiores Beatriz Silveira.

Compartir
Beatriz Silveira
Beatriz Silveira posa en la escalera de nuestra redacción.

Se decidió tarde por su actual carrera, después de una licenciatura y con una necesidad creativa acuciante. Ahora es una referencia en el diseño de interiores de nuestro país, demandada por particulares, hoteles, restaurantes y marcas. Beatriz Silveira busca la luz en sus diseños y el buen rollo en las relaciones con sus clientes. Así, establece una conexión que deja un resultado bueno tanto para quien la elige como para ella. El mismo buen rollo que puso sobre #laescalera de nuestra redacción y al contestar a nuestras preguntas.

¿Es una persona diurna o nocturna? Absolutamente diurna.

¿Qué quería ser de pequeño, aparte de su profesión actual? Quería ser Madonna.

¿Cuándo se dio cuenta de a qué se quería dedicar? Tenía 27 años… Una Licenciatura en Administración de empresas y una necesidad clara de hacer algo creativo. Mi gusto por las antigüedades y mi obsesión por los tejidos bonitos me dieron la señal definitiva.

¿Qué hay siempre en su mesilla de noche? Mi móvil y los 20 poemas de amor de Neruda.

¿Sin qué no puede salir de casa? Sin mi bolso.

Los muebles, ¿de diseño moderno o vintage? Los muebles con diseño.

¿Cuál es su objeto favorito en la casa? Tengo una cómoda que vendrá siempre conmigo.

¿Y la estancia? La cocina.

¿Qué libro está leyendo ahora? El laberinto de los espíritus de Carlos Ruiz Zafón.

De las ciudades en las que ha estado, ¿cuál es la que más le ha impactado arquitectónicamente hablando? La Habana.

¿Qué ciudad le gustaría visitar? Buenos Aires es la siguiente en mi lista.

¿A quién considera su héroe/heroína? Madre Teresa y cualquiera de las personas anónimas que como ella dedican su vida a dar.

El café, ¿en vaso o en taza? Soy de té en taza.

¿Cuál es su mayor logro en la vida? Ser feliz con lo que tengo.

¿Qué época histórica le gustaría haber vivido? Como mujer me siento afortunada de vivir mis días en este momento y no tan sólo 30 años atrás. Como decoradora me habría gustado ver a los artesanos y jardineros de Versalles en plena obra.

¿Qué hace en su tiempo libre? Disfrutar de las personas que quiero y comer.

¿Practicidad o estética? Las practico ambas.

¿Una obra pictórica que le haya marcado? La alegría de vivir que transmite Baile en el campo de Renoir.

¿Cuál es el elemento más importante a la hora de diseñar un espacio? Siempre la luz, es lo que marca todo y te permite en un momento dado elegir uno u otros colores. Siempre procuro buscarla, si no está encontrarla y si está potenciarla. Abrir espacios en la medida de lo posible buscando traer la luz de aquellas zonas que sí tienen.

Han definido tu estilo como femenino, ¿tú cómo lo definirías? Tengo un criterio estético muy específico: no me gusta lo agresivo. Si se identifica lo agresivo con lo masculino, entonces sí porque tiendo a algo más dulce, armonioso. Es un estilo libre, lo que me gusta, me guío por el instinto. Cuando las cosas son bonitas, ponerlas juntas siempre funciona.

¿Es difícil equilibrar tu instinto con los gustos del cliente? Yo soy muy respetuosa con el criterio del cliente porque la casa o el local es de ellos, no mía. También es cierto que buscan un estilo a través de las imágenes de mi trabajo, de alguna manera empatizo de una forma muy fácil a través de ellas. Si le gustan es que en parte se parecen a mí.

¿Cuáles son los materiales que nunca pueden faltar? Yo soy muy de piedra natural, es muy raro que forme parte de mi proyecto el material o fibra artificial, aunque a veces hay necesidades técnicas. Me gustan los metales nobles no muy pulidos, la madera, el alabastro porque me ayuda a generar luz.

¿Prefieres comercial o cliente? Seguro que muchos te han dicho que prefieren comercial. O eso o te han mentido [risas]. Yo discrepo, parte por la que me gusta esto es porque acabo haciendo buena relación con mis clientes, aunque a algunos en algunas ocasiones los quieres matar. Ayudar a alguien a hacer un proyecto de vida es muy especial. El cliente siempre viene con una sonrisa y eso se transmite.

¿En qué proyectos estás embarcada ahora? Estoy inmersa en un espacio comercial para Samsung y fundamentalmente proyectos residenciales para particulares.

Beatriz Silveira
El buenrollismo de Beatriz Silveira invadió nuestra redacción.

Fotografía Pablo Lorente