Cuando los jardines pasan del suelo a la pared

Los jardines verticales están de moda. Cada vez más ciudades se interesan en cubrir con plantas edificios para mitigar el efecto de la contaminación y, además, mejorar visualmente la ciudad.

Compartir

Caminar por la calle y toparse con un edificio recubierto por vegetación frondosa cada vez es más habitual. La instalación de jardines verticales es una de las fórmulas más utilizadas actualmente para dotar a los ambientes urbanos con un toque de color.

Esta interesante iniciativa nació de la mano del biólogo y botánico Patrick Blanc. En el año 1986 se le ocurrió vestir un edificio de París con vegetación para atraer turistas respetando a la vez el medio ambiente. Su aporte dio un toque original, fresco y ecológico a la ciudad que pronto se extendería por el resto del mundo. “En una época en la que las principales ciudades crecen y se desarrollan, nos esforzamos por innovar, dejando volar nuestra creatividad para introducir vegetación donde antes parecía imposible”, aseguró el creador de esta técnica.

Jardines verticales.

Todo son ventajas a la hora de instalar un jardín vertical en una ciudad. Desde el punto de vista ecológico y medioambiental funcionan como pequeños pulmones, ayudando a que el aire se limpie de la contaminación de las ciudades. Además, las investigaciones de los psicólogos han demostrado que los habitantes de un entorno urbano “verde” son más felices, productivos y, en general, gozan de mejor salud.

Por estas razones, los futuros arquitectos ya estudian en las universidades el tema en profundidad, pues supone una salida profesional que se demanda cada día más en las grandes ciudades.

“En una época en la que las principales ciudades crecen y se desarrollan, nos esforzamos por innovar, dejando volar nuestra creatividad para introducir vegetación donde antes parecía imposible”.

El método de instalación es muy sencillo: la planta se introduce entre dos capas de fieltro sin la necesidad de utilizar tierra. Posteriormente, los fieltros se unen con grapas, de modo que la planta queda en el medio sobresaliendo por una de las partes. En caso de necesitar cambiar una de las plantas, tendremos que quitar las grapas, cambiar la planta y poner unas nuevas, un proceso muy sencillo. Muchos amantes de esta técnica se animan a probarlo incluso en sus casas.

Jardines verticales.

El jardín vertical del Caixa Fórum, el más importante de España

El ejemplo más significativo de este tipo de jardines en España lo encontramos en el Paseo del Prado, en la Comunidad de Madrid. Se trata de un jardín vertical que ocupa más de 480 metros cuadrados de superficie y 24 metros de alto. Esta obra, que cubre una de las fachadas del Centro Cultural Caixa Fórum, fue inaugurado en 2008. El francés Patrick Blanc —creador de esta técnica— fue el encargado del proyecto. Su obra tuvo tanto éxito que después del proyecto del Caixa Fórum el artista ha sido contratado hasta 250 veces para llevar a cabo proyectos similares en otras partes del mundo.

Está formado por más de 15.000 plantas y 250 especies diferentes. El tapiz vertical permite reducir el consumo de energía del edificio y además, contribuye a limpiar el aire de la ajetreada ciudad de Madrid.

Jardines verticales.

El jardín vertical más grande del mundo

El jardín vertical más grande del mundo está en un edificio conocido como “Santalaia”, en la ciudad de Bogotá, capital de Colombia. Esta impresionante obra cubre más de 3.100 metros cuadrados y está compuesta por más de 100.000 plantas autóctonas. Este proyecto nació con el objetivo de mitigar el cambio climático y embellecer, además, la ciudad de Bogotá. Este jardín vertical es capaz de compensar la huella de carbono que dejan alrededor de 750 coches en circulación al día.

Ignacio Solano, un español experto en jardines verticales, fue el encargado del proyecto. Entre planificación y ejecución de la obra, se tardaron 16 meses en acabarlo, sin contar con la construcción del edificio. Este bloque de viviendas con jardín vertical fue inaugurado en 2015 y revalorizó este barrio de Bogotá. A día de hoy, cientos de turistas se acercan cada día para contemplar el edificio y el jardín. En este vídeo podrás comprobar cómo es el edifico a vista de dron: