20minutos

Dan Nicoletta: 40 años de fotografía LGTB

El que fuera fotógrafo oficial del político y activista Harvey Milk repasa su carrera a través de una exposición y un extenso libro de imágenes sobre el colectivo LGTB.

Compartir
Dan Nicoletta, 40 años de fotografía LGTB

Cuando tenía tan sólo 19 años, Dan Nicoletta viajó desde su Nueva York natal hasta San Francisco para continuar con su carrera de Bellas Artes. Era 1974 y la llamada “ciudad de la libertad” era el refugio ideal para un joven que se odiaba a sí mismo por su orientación sexual. Allí, en el distrito de Castro –epicentro del colectivo queer– tardó poco en adaptarse a un entorno que por primera vez le permitía ser él mismo, sin miedo a represalia alguna.

Pero para Dan Nicoletta San Francisco fue mucho más que una liberación, ya que supuso el inicio de su carrera como fotógrafo y activista por los derechos LGBT. Y todo casi por casualidad. El origen de todo fue Castro Camera, la tienda de fotos donde llevaba a revelar sus carretes y cuyo dueño era Harvey Milk, el que pocos años más tarde sería el primer político abiertamente homosexual y que fue asesinado en 1978 por un político rival. La amistad entre ambos surgió de inmediato, y rápidamente Nicoletta se convertiría en el fotógrafo oficial de campaña de Milk.

A través de su lente comenzó a capturar los personajes que se movían por el distrito de Castro, las primeras manifestaciones en favor de los derechos LGTB y todos y cada uno de los movimientos de su amigo en su carrera hacia la Junta de Supervisores. Su extenso trabajo de aquellos años fue indispensable para el director Gus van Sant, que en su película Milk (2008) explica la historia del político y en la que contó con Dan Nicoletta como asesor de fotografía.

Dan Nicoletta, 40 años de fotografía LGTB
Harvey Milk

Sin embargo, la carrera del fotógrafo no se limita a aquellos primeros años de reivindicaciones, sino que desde aquel momento decidió dedicar su vida a defender la igualdad de todas las personas por medio de sus fotografías. Así, durante los últimos 40 años, Dan Nicoletta se ha dedicado a capturar el distrito de Castro, sus gentes, sus protestas y un sinfín de personajes del colectivo LGTB con un estilo natural y espontáneo que no hace sino normalizar algo que para algunas personas aún es difícil de comprender.

Ahora, muchas de esas fotografías se recogen en un libro, LGTB: San Francisco (Reel Art Press) y, con motivo de la celebración del World Pride en Madrid, Levi’s ha mostrado por primera vez en España algunas de ellas en una exposición titulada “40 años de lucha LGTBQ”. Aprovechando su excepcional paso por nuestro país, hablamos con Dan Nicoletta.

A lo largo de tu vida has vivido muchas manifestaciones, ¿qué opinas del World Pride de Madrid?

Creo que es maravilloso. Es como la nave nodriza de todas las celebraciones del Orgullo. He fotografiado el Orgullo de San Francisco casi todos los años desde 1974 y creo que las celebraciones del Orgullo, para mí, son un microcosmos de una comunidad más grande. Entonces venir a una aquí, que es la nave nodriza de esa comunidad más grande y un escenario mundial, es un paso adelante. Nunca he hecho esto, así que es muy emocionante estar aquí.

¿Cómo es de diferente este Orgullo de los que se celebraban en los 70?

De manera un poco irónica, este Orgullo de hoy en Madrid es muy de los 70 para mí. Hay algo joven en él. Sé y respeto que el movimiento español es tan maduro como el de San Francisco, pero hay cierta riqueza en ver a niños de primaria con banderas arcoiris en sus hombros, me hace sentir bien. Creo que es una idea para la que ha llegado su momento y para ellos es muy nueva, entonces dejemos que comience el viaje.

Hace unos años el componente reivindicativo del Orgullo lo era todo. ¿Crees que hoy tiene un componente más de celebración o que todavía hay que reivindicar tan intensamente como antes?

He estado comentado esto mucho porque en América, mientras hablamos, está habiendo un intento de revocarnos los derechos. Es absurdo. Así que es raro, porque la imaginería popular ya ha crecido de esta manera, y luego hay este pequeño reducto demográfico que es extraordinariamente agresivo, quiere neutralizar el progreso del tejido social más grande. Creo que afortunadamente, en el fondo, somos muy fuertes. Y veremos una batalla muy fuerte. Y de manera mundial, no solo en los Estados Unidos. Y aunque aquí probablemente os sentís seguros en con una estabilidad de matrimonio igualitario, creo que el hecho de que el mundo mire a los Estados Unidos y lo que pasa allí es maravilloso, porque es una responsabilidad.

Dan Nicoletta, 40 años de fotografía LGTB

Hace 40 años que Harvey Milk fue el primer político electo abiertamente gay, aunque parece que la política siempre se mueve muy despacio respecto a la sociedad. ¿Haría falta un nuevo Harvey Milk para evitar lo que está pasando en los Estados Unidos?

Es una idea interesante, y desde luego si aparece alguien tan singular como Harvey Milk no me decepcionaría. Pero creo que que hay un nuevo paradigma en juego, y es que hay un pequeño grupo de gente que son abiertamente LGTB en el gobierno y en otros ámbitos como el mundo legal, y es por eso que probablemente no necesitemos un líder en este momento, pero sí que necesitamos más soldados rasos. Esta es mi observación tras 40 años. Si seguimos buscando a la figura metafórica no vamos a apreciar y respetar a la gente normal que está haciendo el mundo de manera silenciosa.

Hace algunos años que dejaste San Francisco por el Oregón rural, pero has vivido de primera mano el cambio de la ciudad durante décadas. ¿Sigue siendo igual que en los 70 para la comunidad LGTB?

Todavía voy a San Francisco, normalmente a bodas y funerales. Me encantaría estar todavía allí, pero estoy listo para vivr en Oregón, porque cada vez que vuelvo a San Francisco soy solo un turista y es difícil de aceptar. Cuando vives en un sitio, es orgánicamente parte de tu identidad, pero cuando eres un visitante es una cosa totalmente diferente, especialmente siendo un fotógrafo. Está cambiando muy rápido. Me gusta decir que está mutando muy rápido, porque no siempre el cambio es a mejor. Hay mucho desplazamiento de gente mayor y de LGTBs y heteros. Hay mucha chapuza medioambiental por parte de la gente joven que lleva la nueva riqueza a la ciudad. Hay mucho estrés por estos desplazamientos y… no sé, creo que San Francisco siempre ha sido un sitio de energía muy poderosa, metafísica y lo que estoy viendo es que los nuevos grupos demográficos que han ido a San Francisco para explorarse a sí mismos no hacen esa conexión. En los 70 creo que nosotros fuimos allí por esa conexión. Creo que sus intenciones son diferentes, no entienden muy bien que es un lugar mágico, realmente un lugar sagrado.

¿En tu época era como ir a la Meca?

Sí, era utópico. El impulso era utópico y este impulso de ahora está más relacionado con el ego. Esto no quiere decir que nosotros no tuviéramos ego, pero creo que teníamos respeto por la historia, siempre tuvimos respeto por los mayores, por la historia indígena, siempre fuimos muy marxistas en ese sentido. No veo que a la gente le importe esto y es desolador.

Dan Nicoletta, 40 años de fotografía LGTB

¿Y como es la situación para el colectivo LGTB en el Oregón rural?

Es bastante como San Francisco en los 70. Hay mucho énfasis en respetar la historia indígena, mucho respeto por el medio ambiente. Tenemos historiadores, tenemos ecologistas, así que los jóvenes queer activistas mantienen la idea de transformación. La idea original que nació en San Francisco y en Greenwich village permanece aquí, en estas pequeñas comunidades que mantienen estos principios.

Hay algo que me sorprende, y es como aún hoy hay gente que se siente muy incómoda al ver tus fotos, incluso las más inocentes de tu primera época. ¿Son más necesarias ahora que nunca?

Hemos aprendido de las revocaciones legislativas a no preocuparnos con la propaganda negativa sobre quién y cómo somos. Creo que eso fue una de las grandes lecciones de los 70. Ahora no nos preocupa cómo una idea es recibida, así que la idea es que nosotros seguimos siendo los que somos y cómo somos, y lo que no te guste no lo mires. No hay nunca esta adaptación al medio, y eso es porque naturalmente nosotros tenemos tanto la apariencia como las dimensiones conceptuales que no son mutables, son muy reales y auténticas y tienen que ser preservadas y celebradas. Así que nos da igual, las imágenes son para nosotros y no es nuestro deber decidir cómo te afectan. En esencia es un fragmento para la comunidad. Y si luego los aliados y el resto de la comunidad lo acepta, es algo que no necesitamos.

¿Por qué decides sacar el libro ahora?

He pasado por proceso de maduración en el que yo decidí ser un fotógrafo durante 40 años para poder estar en todos los sitios que estuvieran evolucionando, y no parar para hacer un libro. Pero ahora, tras mudarme a Oregón hace tres años, estoy en el crepúsculo de mi carrera y tiene sentido formalizar la idea de cómo me ha afectado todo esto. El libro hace la pregunta de qué ha hecho todo este trabajo en mi persona. Creo que todos los artistas son afortunados de ser capaces de cerrar el círculo así y ser capaces de hacerse esa pregunta. Y eso es por lo que sale ahora el libro, he esperado hasta que fuera el momento correcto.

Dan Nicoletta, 40 años de fotografía LGTB

Además de tus fotos, también fuiste uno de los fundadores junto con Harvey Milk del San Francisco LGTB Film Festival, que ahora es el festival de cine LGTB más grande del mundo. ¿En qué momento te das cuenta de que tu trabajo está teniendo un impacto tan grande en la gente?

Aquí es donde se produce la mezcla. Yo creo que los festivales de cine son muy parecidos, aunque la plantilla aquí sean cientos de películas de más de 20 países diferentes tratando temas muy diversos. Y puede que el 90% de las veces el impulso es el mismo, el mensaje sale de dentro y es para alimentar nuestras almas y fortalecer nuestra visión. Pero luego, como la sociedad está tan interesada y hemos captado su imaginación, el festival tiene un segundo propósito que es ser informativo para nuestros aliados y para la gente que quiere saber, los nuevos que empiezan el camino. Así que es una cosa genial, en el sentido de que la información está ahora disponible de modo tan alucinante, porque las películas tiene mucho poder de permanencia, eso es lo bueno de los libros también, estarán en las estanterías hasta mucho más tiempo de lo que yo estaré por aquí.

Por último, ¿qué mensaje mandarías a las personas que aún tienen miedo de hacer pública quiénes son en realidad?

Es difícil, porque yo fui esa persona. Estoy muy agradecido de haber conocido a mis primeros amigos gays, que entendieron mi fragilidad pero a la vez me ayudaron de manera muy amable a hacerme ver que había una comunidad más grande ahí fuera. Ese tipo de miedo para mí era auténtico en ese momento y puede serlo para cualquier otra persona, pero es algo que puede ser transformado a través del conocimiento, y a veces eso quiere decir buscar ayuda en una comunidad. Es una cosa que uno no debería hacer nunca solo y eso es por lo que la comunidad ha crecido tan fuerte. Entendemos ese punto crítico donde a lo mejor no quieres transformar tu identidad y tu paisaje psicológico a algo que es menos estresante, y estamos aquí para ti. Eso es lo que quiero transmitir: estamos aquí para ti, cuéntanos qué es lo que necesitas. Por eso tenemos tantas organizaciones sin ánimo de lucro, para atrapar a las nuevas mentes que tienen tantas preguntas y están tan confusas. Yo podría haber sido muy fácilmente un caso de suicidio, pero conocí a un montón de gente gay maravillosa que me dijo, relaja, simplemente relájate.

Dan Nicoletta, 40 años de fotografía LGTB Dan Nicoletta, 40 años de fotografía LGTB

Dan Nicoletta, 40 años de fotografía LGTB
Dan Nicoletta