20minutos

Bombas sí, pero de semillas

Compartir
Bombas de semillas. Green Guerrilla

Sí señores, cualquier erial es digno de ser convertido en un delicioso huerto o un florido jardín, o al menos esto es lo que piensa la comunidad Green Guerrillas, formada en Nueva York por Liz Christy allá por el año 1973.

Corrían los agitados setenta en la ciudad de Hudson; las altas cotas de criminalidad y marginación convertían la urbe en un lugar hostil donde vivir. New York estaba al borde de la quiebra y la subcultura del hip hop brotaba a borbotones mientras la comunidad latina se alegraba los oídos en el Yankee Stadium con la voz del cantante de los cantantes, Héctor Lavoe.

En este clima convulso y deprimido, un grupo de combativos ciudadanos liderado por Christy Garden quería cambiar el aspecto de sus barrios. Las primeras granadas de semillas estaban hechas de globos y viejos ornamentos de Navidad. ¿Su objetivo? Los descuidados lotes vacíos entre Bowery y Houston Streets en pleno corazón de Manhattan.

Bombas de semillas. Liz Christy
Liz Christy.

Mucho ha llovido sobre la gran manzana, la marginación emigró a los extrarradios y lo que un día fue un descampado hoy es un bello jardín comunitario que desde 1985 lleva el nombre de su impulsora.

Si a ti también te apetece hacer florecer los rincones abandonados de tu ciudad solo tienes que armarte cual miliciano con un racimo de Seedbombs que la marca inglesa Kabloom comercializa en su página web.

Háganse con este inofensivo armamento, localicen su objetivo. Apunten, carguen lancen.

Sigue en Instagram a @moderngardener.

Bombas de semillas. Kabloom Seedbomb Bombas de semillas. Seed Balls Group