20minutos

Con mirada atenta

Observar, aprender y aplicar. El manual de SMS Arquitectos.

Compartir

La escala es lo de menos. Desde Mallorca, Aina Salva Tejedor y Alberto Sánchez López abordan con la misma sensibilidad el diseño de objetos –como los realizados con terrazo para Huguet–, de interiores o grandes proyectos. Uno de estos últimos, la casa Plywood House, fue seleccionada para los premios FAD 2018, con una visión arquitectónica que Alberto nos desvela en nuestro cuestionario.

La arquitectura es…
Entendemos la arquitectura como la capacidad de crear espacios, sistematizar las ideas y organizarlas alrededor de los sentimientos y la subjetividad. ¡Sí, sí muchísima subjetividad!

¿Qué os hizo querer ser arquitectos?
Recuerdo mi interés en la arquitectura desde que era un niño. Me marcó la época en que mis padres se hacían su casa. Recuerdo estar días pensando y dibujando mi habitación. En esa época, recuerdo un bonito libro de Richard Meier que les había sugerido el arquitecto a mis padres y que yo ojeaba frecuentemente.

Un edificio estelar.
Nuestros intereses tienen muchas procedencias y vienen de muchas direcciones, por lo que nos costaría mucho sólo mencionar uno. Podemos decir que no descartamos casi nada. Nos parecen sublimes las construcciones vernáculas que condensan el saber popular como los hórreos gallegos o las “casas de roter” mallorquinas, pasando por los galpones de bloque y uralita de cualquier polígono industrial, el feísmo gallego tan inspirador, las preciosas fachadas de Sullivan en Chicago, o las Escuelas de la Sagrada Familia de Gaudí en Barcelona, por mencionar algunos ejemplos.

SMS Arquitectos
Alberto Sánchez y Aina Salva fotografiados en su estudio de Mallorca el 23 de noviembre.

Un espacio que siempre os emocione.
La semana pasada tuvimos la ocasión de visitar uno de los espacios más sobrecogedores que he experimentado desde hace muchos años; las canteras de Mares de Son Grau, en Mallorca. Un espacio en su más pura esencia. Un volumen ortogonal excavado con habitaciones a ambos lados del pasillo central, que se soportan en grandes pilares de 5×5 metros. Las galerías se extienden hasta 17 kilómetros a 30 metros bajo la superficie. Un espacio monomaterial donde suelo, techo y paredes están formados de un infinito color arena enfatizadas por una sensación acústica atípica, debido a la gran absorción de las paredes.

Vuestra máxima arquitectónica…
Saber mirar. Buscar la belleza en lo cotidiano y ordinario, posponiendo y retardando los juicios y valoraciones sobre nuestro entorno, el espacio construido, nuestras estructuras sociales y relaciones personales. Una mirada desprejuiciada y permeable que nos empape de una sucia y desprejuiciada realidad.

Un proyecto que os quita el sueño (para bien).
En estos momentos pasamos por una época dulce, tenemos tan buenos clientes tenemos en marcha el que requiere más atención. Pero para ejercer bien la profesión también hay que saber distanciarse y desconectar de vez en cuando.

Recta o curva. ¿Por qué?
Cuando no eres consciente que siempre usas rectas quizás es el momento de empezar a hacer curvas. Probablemente, y por defecto, nuestros proyectos abordan poco la línea curva, pero estamos casi seguros que esto pronto cambiará, sólo debemos aprender a hacerlo, un proceso de aprendizaje que lleva su tiempo.

Materiales que no falten…
Estudiar bien los recursos disponibles de la zona donde se ubica el proyecto y utilizar los que mejor se adaptan al clima, a la cultura, al presupuesto y a nuestro gusto, ¡por qué no! Como trabajamos siempre en Mallorca, tenemos una paleta propia que vamos agrandando poco a poco, pero no suelen faltar los productos como la cerámica o baldosas hidráulicas producidas en la isla.

Proyectar en la ciudad o en el campo.
Proyectar en un vertedero, en un cementerio, en una favela, en un palacio, en un pueblo de Italia, en una ciudad de la China o en un jardín romántico. Sea dónde sea, seguimos creyendo firmemente que la belleza reside en la mirada.

De qué os rodeáis para trabajar, es decir, cómo es vuestro espacio de trabajo.
Nos rodeamos de buenos clientes, de buenos colaboradores y gente con la que compartir y crear un buen ambiente de trabajo.

Fotografía Elisabeth salcedo