Estos sillones de troncos no están hechos de madera

El dúo australiano de diseñadores DisgnByThem crea una colección de sillones y sofás inspirados en las cabañas de madera.

Compartir
Sillones de troncos Cabin, de DesignByThem

Mariposas, huevos, tulipanes, diamantes… La lista de objetos, animales y plantas en la que se han inspirado diseñadores de todo el mundo para crear sus sillas es tan larga como variada. Ahora, DesignByThem añaden un ítem más con su nueva colección Cabin, que se basa en los troncos empleados en la construcción de cabañas de madera para dar forma a sillones, sofás, cabinas y otomanas.

“La inspiración para el diseño vino de los sencillos patrones de intersección que se pueden encontrar en las cabañas de troncos. Queríamos hacer referencia a ellos y aplicar las geometrías cilíndricas para crear una gama divertida que fuera acogedora, flexible, distintiva y tuviera carácter”, explica Nicholas Karlovasitis, uno de los dos componentes del estudio de diseño australiano. Así, cada una de las piezas de la colección se construye replicando un sistema tan antiguo como universal que consiste en apilar troncos de distintos tamaños –en este caso de espuma– hasta conseguir una pared sólida.

En Cabin, los troncos actúan como módulos, lo que permite tener cabinas de diferentes alturas o modificar el respaldo de los sofás –e incluso alterar su configuración añadiendo un reposabrazos extra. “Todo empezó con una serie de cilindros. Entonces deconstruimos la estructura de la cabaña en un sofá y un sillón, experimentando con distintos diámetros hasta que encontramos un tamaño que fuera cómodo tanto para la espalda como para los reposabrazos”, explica la otra parte de DesignByThem, Sarah Gibson.

Sillones de troncos Cabin, de DesignByThem

A pesar del discurso de la pareja australiana, es inevitable no pensar en el sillón Bibendum al contemplar cualquiera de estos sillones-tronco. Creada en 1929 por Eileen Gray –una de las mujeres que han marcado la historia del diseño–, esta butaca formaba parte del apartamento que la estilista Madame Mathieu Lévy tenía en la calle Lota, y que fue la gran obra decorativa de la diseñadora irlandesa. Inspirado en el muñeco de Michelín (cuyo nombre original es Bibendum), este sillón se compone de dos cilindros acolchados que se curvan para crear el respaldo y se superponen de una manera muy similar a los asientos de Cabin. ¿Inspiración u homenaje?

Disponibles en distintos colores –que van desde un azul profundo hasta un luminoso gris– y distintos tejidos –entre los que se incluye el cuero–, los sillones y sofás de la colección Cabin se pueden encargar directamente en la web de DesignByThem, aunque tendrás que esperar hasta ocho semanas para recibirlo.