Vuelve la silla PK1, un clásico de Poul Kjærholm

La firma Carl Hansen & Son reedita la primera silla de comedor del diseñador danés junto a una variante de la mesa PK52.

Compartir
Sillas PK1 y mesa PK52 de Poul Kjærholm

No es habitual que los primeros trabajos de un diseñador trasciendan como el mejor ejemplo de su obra. En el caso de Poul Kjærholm, sin embargo, es posible resumir gran parte de su legado observando únicamente su primera creación, la silla PK1. Ahora, más de 50 años después de su lanzamiento, el fabricante Carl Hansen & Son reedita este icono del diseño danés.

Construida a partir de una estructura de acero y un asiento de lino natural, la silla PK1 simboliza la preferencia de Kjærholm por el trabajo con dicho metal. Al contrario que el resto de sus colegas, que se decantaron por la madera como elemento principal, Kjærholm encontró en el acero el material perfecto para encarnar sus ideas, que pasaban por la accesibilidad, funcionalidad y comodidad. “El potencial constructivo del acero no es lo único que me interesa; la refracción de la luz en su superficie es una parte importante de mi trabajo artístico. Considero el acero como un material con el mismo mérito artístico que la madera o el cuero”. Alcanzando una maestría poco habitual en el manejo de este material, sus diseños se caracterizaron por saber combinarlo con otros como cuero, lino o madera.

La nueva versión de la silla PK1, que estará a la venta a partir de octubre, está disponible tanto en color cromado como en negro, con los asientos de lino a juego. Además, en colaboración con la familia de Kjærholm, Carl Hansen & Son ha variado sus dimensiones para adaptarla a personas con más altura. Esta variación, que es mínima, no altera una de las características más destacables de la silla, su ligereza.

Silla PK1 de Poul Kjærholm

Además, el fabricante danés también ha reeditado las mesas PK52 del mismo Kjærholm, que formaban parte de una elegante colección de muebles para la Real Academia Danesa de Bellas Artes. La mesa, cuyo tablero se separa del bastidor unos pocos centímetros, combina perfectamente con la silla PK1, creando un conjunto elegante y que ocupa poco espacio. En esta nueva versión, las mesas PK52 incorporan el acabado en laminado reversible gris y negro, que se suma a los ya clásicos pino de Oregón y chapa de roble.

Atemporal, cómoda y apta para cualquier espacio, la silla PK1 vuelve con la misma vigencia que cuando fue creada. Habrá que aprovechar la oportunidad.