20minutos

Vístete con el suelo de tu ciudad

Raudbruckerin es un proyecto experimental que utiliza alcantarillas y elementos del mobiliario urbano para crear camisetas y accesorios con patrones sorprendentes.

Compartir
Camisetas piratas Raudbruckerin
Camiseta con la imagen de las vías del tranvía de Oporto.

Cada día pisamos decenas, cientos de ellas, pero rara vez nos fijamos en alguna. Las alcantarillas son uno de los elementos del mobiliario urbano que, a pesar de cumplir su función con eficiencia, pasan más desapercibidos ante nuestros ojos. Sacarlas de su anonimato y convertirlas en objetos de deseo es el objetivo principal del proyecto experimental raudbruckerin.

Con su base de operaciones establecida en Berlín, estos “estampadores piratas” (significado de raudbruckerin en alemán) se lanzan a las calles con la única compañía de un rodillo y un bote de tinta negra. Cuando encuentran una alcantarilla, rejilla, o elemento urbano con un diseño destacable, lo embadurnan y transfieren el patrón resultante a camisetas, sudaderas, bolsos o mochilas. Un proceso sencillo, rápido y mínimamente invasivo con el entorno.

Camisetas piratas Raudbruckerin
Alcantarilla de Stavanger.

Detrás de este acto de guerrilla urbana artística se encuentra el deseo de modificar la percepción que tenemos de las ciudades y la forma en que interaccionamos con ellas. Descubrir pequeños detalles en los que no habíamos reparado, ser conscientes de su presencia y hacérselos visibles al resto de transeúntes complementa la experiencia y da sentido a todo el proyecto. Como explica su fundadora, la alemana Emma-France Raff, raudbruckerin podría considerarse una suerte de arte urbano inverso, pues es una parte de la ciudad la que se descontextualiza y adquiere un soporte diferente.

La sostenibilidad es una parte vital de raudbruckerin, y se extiende por todas las ramas que abarca el proyecto. La tinta empleada tiene una base de agua y está libre de elementos plásticos, por lo que se puede eliminar de las calles sin riesgo para la salud, mientras que las prendas y accesorios textiles están hechos con algodón orgánico y de comercio justo. Incluso la forma de llevar a cabo los estampados, en la que tan sólo intervienen dos personas –la propia Emma y algún amigo– se considera respetuosa con el medio ambiente y el entorno.

De Portugal al resto de Europa

Para encontrar el origen de raudbruckerin hay que remontarse a 2006, cuando Emma y su padre, el pintor Johannes Kohlrusch vivían en Portugal. Allí, juntos, desarrollaron la idea y la llevaron a cabo con las alcantarillas que había en la carretera que conectaba Lisboa con su estudio en el Alentejo. Las primeras camisetas se presentaron en el festival Musicas do mundo bajo el nombre de estampatampa.

Ya en 2008, de vuelta a Berlín, fue cuando Emma se fijó en las alcantarillas de la capital alemana y comenzó el proyecto tal y como es hoy. Desde entonces, varias ciudades europeas se han ido sumando a la lista, entre las que se encuentran Madrid –con el reconocido logo del Metro– y Barcelona –con las baldosas flor de Barcelona de Josep Puig i Cadafalch. En todas las urbes que han visitado se han llevado a cabo, además del estampado de camisetas y accesorios, talleres que acercan esta técnica a todos los que deseen aprender más sobre ella y sobre los secretos de la ciudad.

Con el sueño de seguir capturando los patrones más desconocidos del resto del mundo, raudbruckerin va a continuar su andadura por Europa, aunque el gran objetivo es llegar hasta Japón, un país donde las alcantarillas son auténticas obras de arte.