HAAL, la firma de diseño nórdica no minimalista

La marca escandinava de moda se caracteriza por alejarse de las líneas simples y los colores neutros de sus compatriotas.

Compartir

En los tres años desde que lanzase su marca de moda, HAAL, el diseñador sueco Anders Haal ha redefinido lo que significa ser una marca nórdica –sus diseños se alejan claramente del aspecto Scandi cool de sus coetáneos. “Todo el mundo está intentando huir de esa estética pero yo intento llevarla más allá y jugar con ella”, explica. “Intento utilizar un lenguaje universal para que no puedas decir de dónde provengo”. De un vistazo, su línea altamente deportiva podría venir de cualquier lugar –aunque cierto sentido de funcionalidad prevalece. El acercamiento despreocupado de su propio armario –a sus 34 años lleva lo mismo todos los días: una camiseta de canalé y pantalones de cuero, que asegura que se pondrá hasta que se rompan– también afecta a su marca. “No me fijo mucho en mi apariencia. Se supone que llevas ropa y te sientes cómodo. No es escultura, pero por supuesto te quieres sentir sexy. No tiene que ser más complicado”.
Haal empezó con líneas para mujer. Pero sus diseños –que han sido escogidos por Opening Ceremony, Mameg de Los Ángeles y SSENSE de Canadá– son a menudo categorizados como unisex. “Decidí no comprometerme. Lo unisex es una parte natural de la identidad de la marca”. (Los grandes almacenes Selfridges de Londres escogieron su colección hace dos años para su concept space Agender). Haal, natural del pueblo Stenstorp, a 320 kilómetros al oeste de Estocolmo, se considera a sí mismo un outsider. “Crecí en el campo, siempre estaba en mi mundo y creo que nunca dejé ese sentimiento de no pertenencia. Es muy común en la moda, a veces parece una comunidad de outsiders“.
Así que miró a las grandes firmas de estilo de vida estadounidenses, como Ralph Lauren y Tommy Hilfiger, en busca de inspiración –para cambiar esa estética en su cabeza. Subvirtió el clásico polo con eslóganes ominosos como “Calamidad”. “En realidad soy una marca pequeña, pero intento contar algo grande”. Para primavera 2017, Haal examinó arquetipos perennes –de animadoras de instituto en faldas vaqueras con cremallera a Lolitas góticas en satén de canalé y surfistas con camisetas con estampados –e intentó hacerlos coexistir. La colección intencionadamente disparatada incluye camisetas de canalé y pantalones de paño en gris y rosa lavados, diáfanos vestidos de tirantes de doble pliegue, pantalones de estribo a medida, una trench de cuero negro y una minifalda de cuero con el eslogan “Oprah para Presidenta 2020”. “Se trata de la mezcla y de cómo lo combinas”. Lejos de ofrecer otra aproximación didáctica al estilo de vida, Haal quiere que quienes lo lleven hagan lo que quieran de sus diseños. “Tienen identidades muy diferentes pero quiero que se lleven bien en esta colección”, dice Haal, y añade que el mensaje de su marca es de libertad y diversidad. “Es como veo el mundo ahora mismo, debemos llevarnos bien”.

Fotografía Pascal Gambarte