Esta silla la puede montar hasta un niño

Hamaika es la pieza de mobiliario ideal para que los más pequeños despierten su creatividad y el amor por la decoración.

Compartir

Dicen que los niños copian todo lo que ven así que, en una época en la que los padres pasan los fines de semana ensamblando muebles a golpe de llave allen, era cuestión de tiempo que apareciese uno dirigido específicamente al público infantil.

Hamaika, el último proyecto del diseñador vasco Unai Rollán, es una silla hecha completamente para niños: no sólo tiene el tamaño ideal para que se sienten en ella, sino que además está pensada para que la construyan con la menor ayuda posible. El nombre, que significa 11 en vasco, hace referencia al número de piezas que la componen, las cuales son el resultado de un sistema de producción barato y eficiente. Al ser todas del mismo tamaño, se pueden obtener fácilmente cortando un único listón de madera de pino.

Con un packaging sencillo que invita a los más pequeños a descubrir su interior, Hamaika requiere de un número mínimo de tornillos -que además tienen el tamaño adecuado para que todas las manos los puedan apretar-, ya que muchas de las piezas se ensamblan directamente. Disponible en tres colores pintados a mano -natural, verde y negro- el objetivo de esta silla es, como el propio Rollán explica en su web, “transmitir la sensación de que formas parte del proceso, de que construyes algo con las manos y de poder compartir esta experiencia y enseñar la lógica de la construcción a los más pequeños”. Una intención admirable gracias a la cual poder despertar en los niños el mismo amor que los mayores sentimos por los muebles y la decoración.