Conoce a Dozie Kanu, el diseñador de muebles de moda

Compartir
Dozie Kanu
Dozie Kanu, el diseñador de muebles de Houston establecido en Nueva York mostró su trabajo en la exposición "Midtown" de Salon 94 en Lever House, Nueva York. Fotografía: Matthew Williams.

Dozie Kanu está esperando a que llegue su banco. “Creo que esta pieza va a encajar muy bien”, dice, examinando el brillante espacio del segundo piso de la galería que pronto ocupará. El banco va de camino a la Casa Lever en Nueva York, donde se instalará como parte de “Midtown”, una exposición de la “generación puente” que pone el trabajo de legendarios profesionales Como Isamu Noguchi y Gaetano Pesce junto a talentos emergentes como Kanu. Inaugurada la semana pasada, la exposición es una asociación entre Salón 94 y la galería Maccarone.

Para Kanu, un inmigrante de Houston de 24 años, “Midtown” es un hito que necesitaba conmemorar. “Creé el banco después de dar un paso atrás y mirar la realidad de lo que significaba para mí participar en esta exposición junto a algunas de las personas más respetadas en el mundo del arte y el diseño”, dice. “Es también una expresión de cómo me forcé a dar pasos más y más lejos fuera de mi zona de confort en la que tenía el potencial de encasillarme”. Es un objeto llamativo, una losa de cemento unida a ruedas de automóviles brillantes por tuberías industriales. También es denso en detalles autobiográficos: el cemento está teñido de púrpura en referencia al jarabe para la tos de prometazina utilizado para hacer lean, el cóctel narcótico popularizado en parte por raperos de Houston, y las ruedas son los clásicos elbow wire rims popularizados por la cultura de los coches tuneados propia de la ciudad. Combinar el simbolismo de su ciudad natal con un elegante modernismo representa tanto de dónde viene Kanu como hacia dónde va.

Kanu salió de Houston hacia Nueva York en 2012 para asistir a la Escuela de Artes Visuales como estudiante de cine. Su interés en el diseño de objetos surgió de una afinidad por la puesta en escena intencional. “Yo salía en películas que estaban realmente bien dirigidas”, dice. “Películas estilizadas, a lo Kubrick, donde todo en cada escena estaba completamente en su lugar. Eso me llevó a enamorarme de los espacios de las galerías. Me pasaba días enteros recorriendo todas las galerías. Eran como una especie de iglesia”. Kanu volcó este nuevo entusiasmo hacia el cine y se adentró en el diseño de escenarios. “Pronto todo el mundo me estaba pidiendo que hiciera los sets y la dirección artística de sus películas, porque ningún otro estudiante se centraba en eso. Me convertí en la persona a la que llamar”.

Dozie Kanu
La mesa auxiliar de mármol de Kanu combina materiales de lujo con otros cotidianos. Fotografía: Joshua Aronson.

Mientras estudiaba en Escuela de Artes Visuales, Kanu aceptó un trabajo con la diseñadora Carol Egan, para quien produjo muestras, y luego trabajó en Matter Made, un estudio de fabricación en Brooklyn. A partir de ahí, empezó con su propio estudio. El año pasado diseñó su primera pieza de mobiliario, una silla cuyas curvas elegantes de mediados de siglo están delineadas por un cojín azul Klein. Eso captó la atención su amigo Matthew Williams, el diseñador de la marca de moda Alyx, quien lo fotografió para la plataforma SHOWstudio de Nick Knight. Kanu considera que aquello fue un punto de inflexión: “Ahora que miro hacia atrás, ese momento me dio la confianza para tomarme esto en serio”. (Un encuentro casual con el veterano distribuidor Paul Johnson en Design Miami llevó a Kanu a una reunión con la fundadora del Salon 94, Jeanne Greenberg Rohatyn, que vio cómo su trabajo encajaba de manera natural en “Midtown).

Sus dos objetos siguientes –una mesa hecha de mármol portugués montado en ruedas de ferretería y una silla hecha de azulejos de cromo, un marco de abedul y reposabrazos de espuma fijados con correas de carga– encarnan la misma mezcla de materiales de calidad y comunes representados en su nuevo banco. “Siempre hay ese nivel de relatividad yuxtapuesto al lujo”, dice. “Algo que está muy bien hecho, pero hay algo punk en él, algo que descoloca. Tienes que añadir elementos que choquen”.

Este impulso para mezclar símbolos lo pone a la altura de algunos de sus otros compañeros notables –además de Williams, Kanu también tiene al rapero Travis Scott y al diseñador de Off-White Virgil Abloh entre sus admiradores. Scott, de hecho, era uno de los compañeros de clase de Kanu, y los dos han seguido siendo amigos y confidentes desde entonces. Pero Kanu se cuida de mantener el reino de las celebrities a distancia. “No quiero tener esa lente demasiado enfocada en mí”, dice. “Es fácil perderse en ese mundo. La visibilidad es buena para sacar el mensaje, pero ahora mismo el enfoque es tener una base sólida”. Ahora, trabajando en un estudio compartido en Brooklyn, Kanu está a gusto en su camino.

Aunque su carrera apenas ha comenzado, Kanu considera su trabajo como generoso –ya está pensando en inspirar a la próxima generación. “Especialmente jóvenes negros en América. Muchos de ellos sienten que no hay alternativas al rap, el baloncesto o, ahora, tratar de ser un diseñador de moda. Hay tantos caminos que seguir. Sólo estoy tratando de mostrárselo”.