CoFuFun, la plaza circular de Nendo

El estudio de diseño japonés da el salto al mundo de la arquitectura y el urbanismo con el diseño de una plaza inspirada en la forma de antiguos túmulos funerarios.

Compartir
Plaza CoFuFun de Nendo

Basta con visitar la sección “Works” de la web de Nendo para darse cuenta de por qué el estudio japonés está considerado como uno de los más prolíficos del mundo. Centenares de instalaciones, muebles, proyectos de diseño gráfico y todo tipo de productos son creados por Oki Sato y su equipo cada año, demostrando un torrente imaginativo difícil de equiparar. Su último proyecto, la plaza CoFuFun, no sólo incrementa estos números, sino que supone la primera inmersión de los nipones en la arquitectura y el urbanismo.

Situada en la ciudad de Teri, en la prefectura de Nara, la plaza CoFuFun se ha construido sobre un terreno de 6.000 metros cuadrados que incluye cafeterías, un punto de información, un escenario al aire libre, juegos infantiles y hasta una tienda de alquiler de bicis. La obra busca así revitalizar un espacio abandonado hasta el momento y convertirlo en un lugar de reunión para los locales, pero también para los turistas dada su proximidad a la estación de tren.

Para el diseño de las estructuras circulares que componen la plaza, Nendo se ha inspirado en un tipo de tumbas megalíticas típicas de la zona conocidas como cofun o kofun. Estos monumentos funerarios, construidos entre los siglos III y VII, tienen forma de cerradura –vistos desde el aire–, con su parte circular similar a un montículo con escalones. En CoFuFun se recrean estos túmulos pero también se construyen de forma inversa, generando así un juego de picos y valles que refleja la orografía montañosa que rodea la cuenca de Nara.

Con distintos tamaños y alturas, los cofun que componen la plaza de Nendo tienen propósitos muy diferentes, como servir de escenario para posibles actuaciones o proyecciones de cine hasta servir de campo de juegos –el suelo de uno de ellos es una cama elástica. A pesar de sus múltiples funciones, los escalones son una constante en todas ellas, y según el propio estudio “son escaleras, bancos para sentarse o vallas para contener a los niños jugando”.

Construcción económica

Con una duración de tres años, el proceso de construcción de la plaza CoFuFun se ha realizado a partir de grandes piezas de cemento prefabricadas que se han ensamblado como si fueran “una pizza gigante”. Al producirse todas con los mismos moldes, cada una de las piezas es idéntica a su vecina, asegurando una precisión casi absoluta a la hora de unirlas. Además, al poder reutilizar los moldes, el coste de producción desciende considerablemente.

Esta técnica de construcción, para la que tan sólo se requieren grúas con las que colocar cada módulo, elimina la necesidad de usar columnas y vigas y debido a su forma circular se consigue gran estabilidad en cualquier dirección.

Diseño 360º

Acostumbrados a controlar todos los pasos dentro de la producción de cada uno de sus diseños, los interiores de las tiendas y establecimientos de la plaza CoFuFun también han sido diseñados por Nendo. Sillas, mesas y estanterías de madera procedente de la prefectura de Nara rellenan tanto el punto de información como la tienda de souvenirs, dando un sentido de continuidad a la plaza.

No es la primera vez que el estudio japonés realiza un proyecto de gran escala, ya que el pasado año llevó a cabo la renovación de la tienda Siam Discovery en Bangkok, pero sí es su primer acercamiento al mundo de la arquitectura. Acercamiento, por otra parte, que se intuía desde que en 2002 Sato obtuviera su título de arquitecto por la Universidad Waseda de Tokio.

Fotografía Takumi Ota, Daici Ano y Tadashi Endo
Video Takahisa Araki y Toru Shiom