Guille García-Hoz, un animal del diseño y la decoración

Cada semana, un personaje contesta a nuestro cuestionario y se deja fotografiar en la escalera de nuestra redacción, un lugar que invita a jugar. Guille García-Hoz saca su lado más salvaje tanto en sus respuestas como posando en nuestra redacción.

Compartir
Guille García-Hoz posa en la escalera de nuestra redacción.

Sus cerámicas le pusieron en el punto de mira de todo el diseño internacional. Inspiradas por la fauna, sus formas realistas a la vez que sencillas y puras adornan espacios tanto públicos como privados. No sólo eso: también se dedica al diseño de interiores y busca constantemente, junto a su equipo, nuevos proyectos en los que embarcarse para no dejar nunca de divertirse. Diversión que Guille García-Hoz no dejó de lado ni durante la entrevista ni mientras posaba en #laescalera de nuestra redacción. Si no te lo crees, espera al final del cuestionario.

¿Es una persona diurna o nocturna? Solía ser un ave muy nocturna pero reconozco que con la edad empiezo a disfrutar del alba… habiendo dormido.

¿Qué quería ser de pequeño, aparte de su profesión actual? Profesor, astronauta, nunca futbolista.

¿Cuándo se dio cuenta de a qué se quería dedicar? Tuve la certeza en primero de carrera… ¡de Matemáticas!

¿Qué hay siempre en su mesilla de noche? Libros random, unos leídos y otros a medio leer. El iPad. El cargador del móvil.

¿Sin qué no puede salir de casa? Sin teléfono, cartera y llaves.

Los muebles, ¿de diseño moderno o vintage? Creo que lo usado da siempre más sabor a las cosas, pero el moderno bueno también tiene su punto, no sé, ¿la mezcla?

¿Cuál es su objeto favorito en la casa? Una vitrina que ya estaba en la casa y sobrevivió a la reforma y los radiadores. Son antiguos y me gustan tanto que en vez de intentar ocultarlos, los luzco con orgullo.

¿Y la estancia? La barra de la cocina, ese vacío legal entre el salón y los fogones. Aunque tengo una mesa en el despacho siempre me pongo a trabajar ahí.

¿Qué libro está leyendo ahora? El libro de Gloria Fuertes Antología de poemas y vida y Cosas que los nietos deberían saber de Mark Everett.

De las ciudades en las que ha estado, ¿cuál es la que más le ha impactado arquitectónicamente hablando? Ciudad de México sin lugar a dudas, pero tengo un viaje pendiente a Hong Kong y Shanghai que creo que tampoco me dejará impasible…

¿Y la construcción que le ha dejado boquiabierto? Las fortalezas marinas Maunsell, en Inglaterra.

¿Qué ciudad le gustaría visitar? Estambul, navegar por ese lado del Mediterráneo, alucinar con la comida y el gran bazar.

¿Qué edificio quiere ver en persona? Shi Cheng, la ciudad sumergida de China.

¿A quién considera su héroe/heroína? A mis padres, a mis hermanos, a mi marido… A cada persona que intenta hacer mejor la vida de los demás.

El café, ¿en vaso o en taza? “En taza”, dijo sorbiendo su café en un bonito vaso de cartón.

¿Cuál es su mayor logro en la vida? Espero que terminar la media maratón de Madrid en abril.

¿Qué época histórica le gustaría haber vivido? La Movida de los ochenta.

¿Qué hace en su tiempo libre? Salir al campo con marido y perro, Malafú.

¿Practicidad o estética? Estética. Algo que no es bonito al final no es práctico.

¿Una obra pictórica que le haya marcado? La Fragua de Vulcano de Velázquez.

¿Hay algún espacio en el que un objeto de cerámica o un objeto vintage podría descuadrar? Sería ver todos los casos. De hecho, tenemos un proyecto ahora (en el espacio Samsung Home de Casa Decor) en el que no veo la cerámica a priori, porque se trata de un eterno que definiría como el ultraglamour. Pero todo es tan cuestionable… Pero Philippe Starck ha puesto cerámica de Talavera en un restaurante muy moderno; a veces descontextualizando la pieza funciona.

Empezaste Matemáticas, ¿cómo fue el proceso de decidir dedicarte al diseño? Fatal. En primero de carrera veía Diseño de interior y pensaba: Dios mío, qué he hecho con mi vida. Estudié muchísimo y al final dije ya. Mis padres querían que hiciera arquitectura y yo pensaba: Menudo tostón, noches sin dormir, tampoco me apasionaba (aunque mi trabajo está relacionado). Tampoco me arrepiento de haber hecho Matemáticas, creo que te da un poco de enjundia y capacidad de estudio. Hice la especialidad de Investigación Operativa que consiste en resolver algoritmos, problemas. Cuando diseñas o dibujas un patrón para un papel repites la misma regla hasta llegar a una simetría. Siempre en tu cabeza buscas la armonía.

¿En qué ambiente te sientes más cómodo? Me gusta todo. Es verdad que en las barberías hemos desarrollado una manera de trabajar que me gusta mucho. Pero al final lo bonito es hacer siempre cosas diferentes.

Tus obras cerámicas son animales, ¿por qué? No lo tengo muy claro. Toda la colección es blanca y de animales. La fauna es un tema muy recurrente y el blanco nunca pasa de moda. Se trata de una línea atemporal tanto en forma como en contenido. La cerámica es lenta, debe perdurar en el tiempo. Conviertes lo líquido en sólido.

Los papeles de pared son insectos… Siempre que te pones a diseñar te fijas en lo que ya hay -no puedes ser ajeno al gusto de la gente, siempre le puedes llevar un paso más pero no veinte- y quieres añadir algo. Si te fijas tienen dos lecturas: una como papel geométrico desde lejos y otra de cerca cuando aprecias el insecto. Siempre intento que los productos tengan dos lecturas porque son no sólo más vendibles, también más ricos.

¿Estás empezando en ampliar más tu abanico? Sí, de hecho tenemos dos proyectos más. Me gustan mucho las tote bag y con Sonia Galán vamos a hacerlas pero de cuero, y queremos que la misma asa sea la correa de tu perro, con una incrustación de cerámica. Con La Bonne Étoile vamos a hacer bisutería de cerámica con incrustación de Swarovski. Siempre estamos variando, nos lo pasamos muy bien.

Puedes visitar en Casa Decor 2017 el espacio que Guille ha diseñado en el espacio Samsung Home.

Guille García-Hoz
Guille García-Hoz se atrevió a colgarse de nuestra escalera para la sesión de fotos. ¡Un rato muy divertido!

Fotografía Pablo Lorente