20minutos

‘Saint Laurent, chico malo’

Así es el título del primer libro de la editorial de investigación periodística, Editorial Superflua. Su autora, Marie-Dominique Lelièvre nos enseña lo más profundo del modista.

Compartir

Editorial Superflua es un nuevo proyecto editorial centrado en los relatos periodísticos que tratan la industria de la moda y a sus protagonistas, con especial atención por la narración. El primer libro de esta editorial no dejará indiferente a nadie: una biografía de Yves Saint Laurent desde el nombre Saint Laurent, chico malo. La autora, Marie-Dominique Lelièvre, tuvo que vencer el veto que Pierre Bergé impuso en su entorno y logró un retrato del modista ponderado.

Lelièvre no se rinde ante el mito, sino que hace justicia al hombre, con admiración, pero sin complacencia ni servilismo. El resultado es un ejercicio de investigación periodística que recrea aquellos desfiles de Saint Laurent que marcaron el curso de la moda, el cruel juego de dependencia entre Yves y su socio, Pierre Bergé, cuestiona la enfermedad mental del modista y nos adentra en su infancia argelina y el trauma que supuso la descolonización. Además, Saint Laurent, chico malo termina analizando el asalto de la casa YSL a las altas finanzas en los 90 y la decadencia del protagonista.

Saint Laurent, chico malo

Para sortear el círculo de silencio en el que Bergé envolvió a Saint Laurent, la autora recurrió a las mujeres que rodearon al modista: “Amigas de la infancia, su hermana, las musas, su mano derecha, costureras y clientas aceptaron verme una y otra vez, contarme sus recuerdos […] Este libro es una trama en que las mujeres tejen el hilo conductor”, explica Lelièvre. Un punto de vista interesante para quien “revistió de poder a las mujeres” con sus diseños. Aunque, en contra de la creencia general, descubrimos que a Saint Laurent sólo le importaban los vestidos; las mujeres eran un instrumento para lucirlos.

“Amigas de la infancia, su hermana, las musas, su mano derecha, costureras y clientas aceptaron verme una y otra vez, contarme sus recuerdos”, informa Marie-Dominique Lelièvre

Saint Laurent, chico malo explica por qué el modista ha pasado a la Historia de la Moda: con su escandalosa colección inspirada en los años 40, fue el primero en introducir la sexualidad en la manera de vestir. También fue el primero en idear historias, narraciones que dieran sentido a las colecciones y supusieran una fantasía para las clientas. Su gran éxito se debió a que, manteniendo la herencia de la alta costura, supo añadirle el estilo contemporáneo del vestir de la calle. Con todo ello, estableció el guardarropa moderno de la mujer. Pero él no cambió a las mujeres, sino que reflejó mejor que nadie los cambios que se produjeron en el terreno social (la revolución sexual, el feminismo, la píldora) en la ropa.

La autora descubre cómo se construyó el mito de Yves Saint Laurent y cómo fue instrumentalizado para esconder los aspectos menos agradables de la realidad del modista. Bergé le ocultó tras la máscara del genio, haciendo de él un monstruo sagrado, aislado y con la presión de crear colecciones memorables y a la vez rentables.

Saint Laurent, chico malo
La autora, Marie-Dominique Lelièvre

Acerca de la autora

Marie-Dominique Lelièvre es escritora y periodista francesa. Colabora en el periódico Libération y L’Express y ha escrito también las biografías de Serge Gainsbourg, Françoise Sagan y Brigitte Bardot. A través de estas biografías, Lelièvre busca completar un fresco social con aquellos personajes relevantes que hicieron de Francia el país moderno que es hoy.