Rock, arte y barricas de vino

Los artistas riojanos laovejabala celebran el 20º aniversario de un festival de rock pintando a algunos de sus artistas sobre antiguos toneles de vino.

Compartir
laovejabala. Deconstrucción
Stevie Wonder.

Para los buenos artistas cualquier superficie puede servir como lienzo. Algunos, como los artistas urbanos, se valen de las paredes y suelos de la ciudad para dar rienda suelta a su creatividad. Otros, más minuciosos, son capaces de condensar en la superficie de una bolsita de té auténticas obras maestras. Y otros, como laovejabala, van un paso más allá y despliegan su arte en un soporte tan poco habitual como las barricas de vino.

Detrás de laovejabala están Enrique Martín y Raúl San Cristóbal, una pareja de riojanos que, tras pasar años dedicándose de manera profesional al mundo de las artes gráficas, la arquitectura y la ingeniería, decidieron fusionar sus conocimientos en diseño con algo tan arraigado en la cultura de su tierra como es el vino. La idea se materializó en una serie de barricas usadas pintadas a mano con motivos cinematográficos que se expusieron en varios puntos del país –incluyendo el Festival de Cine de San Sebastián– y que fueron el comienzo de otros muchos proyectos con los toneles como protagonistas.

El último de ellos se llama Deconstrucción y se enmarca dentro de la celebración del 20º aniversario del Lucca Summer Festival, uno de los festivales de rock más importantes de Italia. Allí, en plena Toscana, en la Bodega Tenuta del Buonamico, se pueden ver hasta el 12 de noviembre un total de 11 barricas inspiradas en otros tantos artistas que han pasado por las distintas ediciones del festival, como Green Day, Oasis, David Bowie o Bob Dylan.

laovejabala. Deconstrucción
David Bowie.

Al contrario que en proyectos anteriores, en Deconstrucción las barricas no han sido pintadas directamente. En esta ocasión, laovejabala han desmontado con sumo cuidado cada una de las duelas de madera de roble y las han dispuesto en paralelo como si se tratara de un lienzo. El proceso, aunque muy delicado, permite deshacerse de los aros metálicos que dan forma a las barricas y disponer de una superficie más amplia que no es ni totalmente curva ni totalmente plana, lo que añade complejidad a la obra.

Con estos lienzos tan particulares ya listos, Martín y San Cristóbal realizaron un intenso trabajo de documentación y numerosos bocetos en papel hasta llegar a las obras definitivas, que trasladaron a la madera usando técnicas tan dispares como el collage, la transferencia de imágenes, el grafito o las ceras de colores. La combinación de todas ellas da como resultado unas piezas de vivos colores, únicas en su ejecución que representan a la perfección la energía del rock.

De entre las 11 barricas hay una de ellas que tiene un significado especial. Se trata de la dedicada a los Rolling Stones, y no únicamente por la importancia del grupo en la historia de la música, sino porque el director del festival, Mimmo D’Alessandro, ha decidido colocar la barrica en el camerino de la banda para que el día del concierto se lleven toda una sorpresa. Este particular homenaje responde a las conocidas inquietudes artísticas que Mick Jagger ha demostrado en más de una ocasión.

laovejabala. Deconstrucción
The Rolling Stones.

Además de las barricas, laovejabala también han realizado un mural en la misma bodega que conmemora los 20 años de historia del festival y en el que, con un estilo similar al de sus obras individuales, representan varios de los artistas que han hecho del festival la cita imprescindible que es hoy.