La obra de arte más grande del mundo es un número

Con motivo de la celebración del Día de Pi, una pareja de artistas neoyorquinos esculpen sus cifras alrededor de todo el planeta.

Compartir
Pi Project de Chris Klapper y Patrick Gallagher

El 14 de marzo se celebra en todo el mundo el Día de Pi (sí, el número). El motivo hay que buscarlo en Estados Unidos, donde las fechas se escriben siguiendo el formato mes/día/año. 3/14 coincide, por tanto, con la aproximación más habitual de las primeras cifras de pi: 3,14. Larry Shaw, un físico del San Francisco Exploratorium, fue la primera persona en promover este día en 1988 y desde entonces son muchos los eventos y proyectos que cada año conmemoran este número vital para el desarrollo de las matemáticas -y del arte, la arquitectura y el diseño.

Pi Project es la iniciativa más reciente que celebra la importancia de pi a través del arte. En concreto, a través de una instalación multimedia que promete convertirse en la mayor del mundo, no sólo en extensión geográfica, sino también en duración. Para lograrlo, los artistas Chris Klapper y Patrick Gallagher han esculpido en yeso una serie de bloques en los que se representan los primeros decimales de pi y que, a modo de objeto de coleccionista, han puesto a la venta en su web y en la galería online Saatchi Art. Cada vez que uno de estos dígitos-escultura sale rumbo a su comprador se registra la dirección de destino en la web del proyecto, donde un mapa interactivo permite visualizar en tiempo real en qué punto concreto del globo se encuentra cada uno. Al aceptar pedidos de cualquier lugar y al ser pi un número con decimales infinitos -por el momento se han calculado unos 20 billones gracias a técnicas de supercomputación- la extensión del proyecto promete alargarse indefinidamente en el espacio-tiempo.

Mapa del Pi Project
La visualización de los datos se realiza con ayuda de la compañía Carto.

Por el momento ya son más de 30 las personas se han hecho con una de estas esculturas, las cuales tienen un diseño que recuerda a las tipografías empleadas en las máquinas de escribir y en las que los dígitos están enmarcados dentro de un círculo, la figura geométrica asociada a pi. Cada una de ellas cuenta con un certificado de autenticidad en el que aparece el número concreto que se ha adquirido y la posición específica que éste ocupa en la infinita secuencia. Australia, Polonia, Inglaterra, Estados Unidos o Italia son algunos de los países que ya forman parte de esta representación analógico-digital del número irracional más famoso.

Para Klapper y Gallagher -que además de pareja artística son matrimonio- esta no es la primera vez que los números son los protagonistas de su trabajo. De hecho, Pi Project pertenece a otro proyecto más amplio llamado #dataatadata y que consiste en la representación visual de grandes cantidades de datos numéricos, extrayendo la belleza de lo puramente abstracto. Precisamente la experiencia adquirida en estos otros trabajos servirá para mejorar la manera de visualizar la información extraída del Pi Project según se vayan adquiriendo más piezas. ¿Lograran algún día llegar a todos los rincones del planeta? Por desgracia el arte, al contrario que las matemáticas, no es una ciencia exacta.

Pi Project de Chris Klapper y Patrick Gallagher Certificado de autenticidad de las obras del Pi Project