Jacques Grange subasta su colección de arte

Compartir
Jacques Grange subasta parte de su colección de obras de arte
Aunque al principio era reacio a hacer una subasta, Mr. Grange acabó aceptando la idea y trató la organización de la venta como otro proyecto creativo. © Alex Cretey-Systermans para The New York Times.

A sus 73 años, Jacques Grange está de limpieza general. Desde hace medio siglo, el interiorista francés no sólo ha creado casas para Yves Saint Laurent, Sofia Coppola, la princesa Carolina de Mónaco y otras celebridades, sino que ha aconsejado a sus clientes sobre qué arte y muebles comprar y cómo organizarlos con un estilo libre a veces llamado “alto bohemio”. Es el sofisticado de los sofisticados.

Fue Grange quien, trabajando en colaboración con Saint Laurent y su socio, Pierre Bergé, ayudó a la pareja a acumular una increíble colección de arte y mobiliario que fue vendida en 2009 por Christie’s France en lo que se denominó “la venta del siglo”.

Por lo tanto, no debe sorprender que el diseñador haya utilizado su gran ojo para amasar su propia colección de arte moderno y contemporáneo, diseño del siglo XX, fotografías y antigüedades. Las piezas están colocadas en sorprendentes yuxtaposiciones en su apartamento de París, desde el que se dominan los jardines del Palais-Royale y que en su día fue la casa de la escritora Colette.

Jacques Grange subasta parte de su colección de obras de arte
Un vistazo al interior del apartamento de Jacques Grange en París, desde el que se dominan los jardines del Palais-Royale. © Alex Cretey-Systermans para The New York Times.

El próximo mes, Grange vivirá lo que para un coleccionista equivale a un momento culminante, cuando Sotheby’s celebre una subasta en París del 21 al 22 de noviembre en la que se venderán 150 lotes de su colección. La venta incluye piezas de Donald Judd, Henri Matisse, David Hockney, Eileen Grey, Alexandre Noll y, quizás lo más destacado, varias esculturas únicas de animales de Les Lalanne, incluyendo la impresionante barra doméstica de François-Xavier Lalanne, hecha a partir de dos avestruces blancos de pie.

En julio, Grange se reunió conmigo para tomar un café matutino en el Mark Bar dentro del Hotel Mark en el Upper East Side para discutir sus aventuras como coleccionista y sus razones para vender. Estaba acompañado por quien es su pareja desde hace muchos años, el anticuario parisino Pierre Passebon, de 63 años.

Ambos hombres se mueven en un mundo enrarecido de clientes que tienen múltiples hogares para decorar y pueden permitirse el lujo de gastarse 50.000$ en un sofá Jean Royère. Tal es la influencia de Grange en esta esfera que se extiende a la habitación donde estaba sentado. “Yo hice este lugar. ¡El Hotel Mark soy yo!”, dijo, refiriéndose a la transformación que hizo en 2007 de la propiedad de lujo.

No hace mucho tiempo, dijo Grange, miró alrededor de su apartamento y decidió que necesitaba hacer un cambio.

“No soy tan joven”, explicó. Tengo demasiadas cosas en mi casa. Lo que decidí es que es agradable tener una energía nueva en tu vida en este momento”.

Grange ya tenía relación con Sotheby’s a través de las compras que hacía para sus clientes a lo largo de los años, y les mencionó su deseo de hacer una pequeña limpieza en casa. Cuando la casa de subastas sugirió una venta de un solo propietario centrada en él, y lo empujó a separarse de piezas de gran valor como el Les Autruches Bar, al principio se mostró reacio. Pero se acabó haciendo a la idea y trató el montaje de la venta como otro proyecto creativo.

“Es bueno hacer un catálogo, tener una visión de ti mismo, de tu colección, componerlo como un libro”, dijo Grange.

Jacques Grange subasta parte de su colección de obras de arte
Uno de los artículos que saldrá a subasta será la barra doméstica hecha a partir de dos avestruces en pie de François-Xavier Lalanne. © Alex Cretey-Systermans para The New York Times.

¿Se cierra así el capítulo sobre sus días de coleccionismo?

Conociendo a Grange, Passebon se rió y dijo: “Es el principio”.

Grange estuvo de acuerdo :”Es un comienzo, un nuevo nacimiento. Puedo seleccionar muchas cosas nuevas con este dinero. Voy a seguir coleccionando”.

Los dones estéticos del diseñador fueron refinados en las escuelas de diseño de París École Boulle y Ecole Camondo, y mientras aprendía de los maestros de las artes decorativas Henri Samuel y Didier Aaron. Compró su primera pieza importante a principios de los años 70 –una pantalla antigua pintada de Nabis, comprada en Jeanne Fillon, una entonces conocida galería parisina. Grange, que tenía unos 20 años en ese momento, elaboró un plan de pago para poder permitírselo, recordó: “Estaba tan orgulloso… Pagué todos los meses durante un año para tener esta pantalla” (que se quedará en su casa y no formará parte de la próxima venta).

Con mayor éxito y notoriedad llegó el dinero para coleccionar de manera seria. Desarrolló pasión por la cerámica, adquiriendo piezas de Picasso, Miró y Gauguin. Descubrió el art nouveau y la obra de Héctor Guimard. Compró unas cuantas esculturas pequeñas de Diego Giacometti, cuyo estudio visitó por primera vez para un cliente en los años 60. Passebon lo puso al tanto de Noll, Royère y otros. Siempre tenía curiosidad, siempre compraba piezas que le encantaban. Como diría Grange para acabar rápido con un tema,”etcétera, etcétera, etcétera, etcétera”.

Grange siempre mostró “un instinto asombroso para saber qué obra es importante y cuál no”, dijo Cécile Verdier, co-responsable mundial del 20th Century Design en Sotheby’s, y que trabajó con Grange en la subasta.

También tenía un don para reconocer a los diseñadores y épocas olvidadas. Junto con Saint Laurent y Andy Warhol, coleccionaba muebles art deco, especialmente la obra de Jean-Michel Frank, años antes de que estallara el mercado.

Nunca compró piezas pensando en la inversión potencial, sino sólo porque las amaba. Pero resultó que las cosas que amaba eran enormes inversiones.

Jacques Grange subasta parte de su colección de obras de arte
“No soy tan joven”, dice Mr. Grange cuando explica por qué hace la subasta. “Tengo muchas cosas en casa. Lo que he decidido es que está bien tener una energía nueva en tu vida en este momento”. © Alex Cretey-Systermans para The New York Times.

Verdier cree que los artículos llevarán una prima en la subasta porque eran propiedad de Grange, que “ya es en sí una marca comercial. A la gente le gusta su gusto, pero además les gusta la persona agradable que hay detrás”.

Dada la reputación del diseñador en todo el mundo, hay un montón de postores interesados, incluyendo a Aerin Lauder, que conoció a Grange hace 18 años a través de su padre, Ronald Lauder. Contrató a Grange para hacer su primer apartamento en Manhattan. Ella lo llamó “mago”, recordando haber visitado juntos las tiendas de antigüedades y la forma en que Grange le enseñó a abrazar diferentes épocas y estilos.

“Tiene colecciones tan increíbles”, dijo Lauder, que dirige su propia marca de artículos de lujo para el hogar y de estilo de vida. “Eso también es lo realmente divertido de Jacques. Encuentra la mesa Giacometti o Ruhlmann más increíble, pero luego encuentra una maravillosa cerámica diminuta o cosas así”.

Los precios que han alcanzado en los últimos años los diseñadores del siglo XX que tiene en su colección le han dejado pasmado, dijo Grange, y han cambiado el deporte del coleccionismo. “Hace quince años, podías comprar a Prouvé y Perriand por un precio muy barato. Ahora es imposible. Giacometti se volvió fabuloso, subió mucho. No hay reglas”.

Jacques Grange subasta parte de su colección de obras de arte
La subasta que tendrá lugar en Sotheby’s en París los días 21 y 22 de noviembre tendrá 150 lotes de la colección de Mr. Grange. © Alex Cretey-Systermans para The New York Times.

Últimamente, Grange ha puesto su mirada en el mobiliario y el arte italiano de los años cincuenta y sesenta. También ha descubierto a un artista francés de mediados de siglo cuyo trabajo es “muy interesante”, dijo.

¿Cuál es el nombre del artista?

“No importa”, dijo Grange, el coleccionista consumado, cambiando de tema y guardando la información para sí mismo.

El día de la subasta del próximo mes, Grange dijo que se imaginaba a sí mismo en un cuarto trasero de Sotheby’s en la calle Faubourg Saint Honoré, mirando a través de una cortina para ver las pujas, preguntándose si su propia colección atraería ese fervor rompe-reglas.

“Oh, tan alto. Oh, tan bajo. Por supuesto que lo quiero ver”, dijo.

Jacques Grange subasta parte de su colección de obras de arte

Jacques Grange subasta parte de su colección de obras de arte
Mr. Grange’s has amassed a world-class collection of modern and contemporary art, 20th century design, photographs and antiques in his Paris apartment. © Alex Cretey-Systermans para The New York Times.