20minutos

El arte de entender el universo

El VII Premio Audemars Piguet a la producción de una obra de arte ya tiene dueño: se trata de Andrea Galvani y su 'Instruments for inquiring into the Wind and the Shaking Earth'.

Compartir
Instruments for inquiring into the Wind
Andrea Galvani © Instruments for Inquiring into the Wind and the Shaking Earth, 2018-2019. Photo by Leonardo Morfini

En la Redacción nos encantan las buenas noticias. No sólo nos alegra escribir sobre la apertura de nuevos eventos de arte y diseño, como la feria ARCO Madrid; también nos gusta conocer los ganadores de diferentes premios. En el caso de la feria ARCO, tenemos candidato favorito por el VII Premio Audemars Piguet a la producción de una obra de arte. Su nombre es Andrea Galvani y nació en Verona en 1973. Sigue leyendo para conocer su creación Instruments for inquiring into the Wind and the Shaking Earth.

La instalación ganadora fue presentada por la galería peruana Revolver y será expuesta dentro del espacio Audemars Piguet durante su celebración desde el 27 de febrero hasta el 3 de marzo de 2019. El jurado, por personalidades como Javier Molins, crítico de arte; Lucia Casani, directora de La Casa Encendida; Pilar Lladó, coleccionista; Eduardo Rivero, coleccionista; Enric Pastor, director de AD; Carlos Urroz, director de ARCOmadrid; Winka Angelrath, directora de exposiciones en Audemars Piguet; y Eloy Martinez de la Pera, asesor de arte en Audemars Piguet Iberia, ha destacado lo adecuado de su proyecto al espíritu de la marca basado en “complejidad y precisión”.

Instruments for Inquiring into the Wind
Retrato de Andrea Galvani por Cameron Krone © 2019

Desarrollado en colaboración con físicos y matemáticos de la UNAM, la NASA y el Imperial College of London, el proyecto indaga dentro de las fronteras de lo desconocido, codificándose como un homenaje a la temporalidad de las teorías y a los intentos de transformar lo incierto en absoluto. El título de la instalación, Instruments for inquiring into the Wind and the Shaking Earth, corresponde al término con el que se denominó el primer sismógrafo, inventado por el erudito y visionario matemático Zhang Heng (73-139 d. C. ).

El jurado ha destacado lo adecuado de su proyecto al espíritu de la marca basado en “complejidad y precisión”

De acuerdo con antiguos archivos chinos, en el año 138, este dispositivo detectó un terremoto a 600 kilómetros de distancia. Esta obra alude tanto al poder como al fracaso del conocimiento humano, es una proclamación de nuestro deseo de comprender, de codificar lo que es abstracto y de imponer orden y precisión a un mundo impredecible y complejo. Para llevar a cabo Instruments for Inquiring into the Wind and the Shaking Earth, los performers acaparan la escena con movimientos lentos y voces en vivo e interactúan con la arquitectura, la propia obra y el público. Estos performers fluyen en una coreografía que avanza y retrocede cíclicamente, lo que provoca que la instalación se expanda, similar a los movimientos del universo.

Instruments for Inquiring into the Wind
Andrea Galvani © Fourier Transform, 2019

El premio, dotado con un valor de 15.000 euros para la producción de la obra, ha recaído en Instruments for Inquiring into the Wind and the Shaking Earth, en cuyo proceso creativo su luz se transforma en tiempo, en movimiento, en fracción, en cadencia, en fase, en ecuación, en sincronía, en oscilación, en frecuencia… Términos, todos ellos, en la génesis de un arte tan legendario para Audemars Piguet como el de medir el tiempo natural, haciendo de las oscilaciones atómicas del cesio, belleza.