El festival para los amantes de la fotografía sin prisas

Revela-T celebra las técnicas analógicas con medio centenar de exposiciones y varias actividades paralelas.

Compartir
Revela-T 2017
Fotografía: Francisco Gómez.

Ahora que las cámaras de fotos caben en el bolsillo, pueden almacenar miles de imágenes y hasta sirven para llamar por teléfono, aún quedan algunos nostálgicos que prefieren el ritual de la fotografía analógica, con sus carretes de acetato, sus salas de revelado –¡atención!, no pasar con la bombilla roja encendida– y sus inevitables imperfecciones. Para todos ellos se celebra Revela-T, un festival que reivindica esa fotografía sin prisas en la que importa tanto la técnica como el tiempo.

La cita, que este año llega ya a su quinta edición, tendrá lugar del 19 al 28 de mayo en Vilassar de Dalt, una pequeña localidad a pocos kilómetros al norte de Barcelona. Allí, entre casas bajas de piedra y brisa mediterránea, más de 50 exposiciones de reconocidos fotógrafos nacionales e internacionales acercarán al público los trabajos más destacados de esta fotografía química que se resiste a morir. En esta ocasión, como novedad, todas se engloban bajo un tema común, Hidden, pero cada una supone un auténtico universo narrativo. Por ejemplo, Manabu Yamanaka, japonés y budista, recoge en Resigned to Death retratos de personas en los momentos previos a su fallecimiento, mientras que el activista australiano Peter de Graaf denuncia con su colección de conchas Half way to low tide los desastres medioambientales. Más allá del discurso de cada exposición, el trabajo de cada autor sirve para explorar distintas técnicas fotográficas, como el excelente trabajo de Lorena Capdevila, Galería imaginaria, en el que se alteran fotos de pequeño formato acercándolas a otros planos artísticos como la escultura o el collage; o Paradiso, de Eduardo Ripoll, una serie de retratos en ferrotipos, técnica que data del siglo XIX.

Revela-T 2017. Munemasa Takahashi
Munemasa Takahashi.

Mucho más que exposiciones

Con el objetivo de lograr que la slow photo no desaparezca con las próximas generaciones de fotógrafos, Revela-T organiza de manera paralela talleres, charlas y ponencias con algunos de los mayores expertos de la materia. Incluso para que los más pequeños se inicien en este mundo, durante el festival podrán asistir a cursos y visitas guiadas a las exposiciones, privilegio del que también podrán disfrutar los adultos durante el último fin de semana del festival.

La programación de Revela-T, de vocación multidisciplinar, incluye además la proyección de dos documentales sobre fotografía –Socotra, la isla de los genios de Jordi Esteva y Mapplethorpe: Look at the Pictures de Fenton Balley y Randt Barbato–; una feria comercial donde se darán cita las marcas más importantes del sector y hasta una gran paella popular. Larga vida a la fotografía analógica.

Visita revela-t.cat.