20minutos

Dioses y reyes del mundo de la moda

Dana Thomas nos ha enseñado entre letras el ascenso y la caída de dos referentes de la moda: Alexander McQueen y John Galliano. ¿Los conocías tanto?

Compartir

Si hay una forma de profundizar y conocer diferentes materias que no haríamos por nosotros mismos, qué mejor forma para hacerlo que a través de la lectura. Los libros sobre diseño y otras disciplinas, aparte de ampliar nuestra biblioteca particular, nos ayudan a entender un poco mejor el mundo. Por ello, la escritora de moda Dana Thomas nos ha enseñado, junto con la editorial Superflua y a través de Dioses y reyes, las biografías cruzadas de Alexander McQueen y John Galliano, los diseñadores que fueron la máxima expresión de la moda y su industria en el cambio de siglo. La misma pasión que les encumbró, acabó con ellos.

Dioses y reyes, ascenso y caída de Alexander McQueen y John Galliano, así se titula la historia de estos referentes que la editorial Superflua muestra en su libro. McQueen se suicidó en el 2010 y Galliano fue expulsado por la industria en 2011. Ambos compartían orígenes humildes y destacaron en la escuela de moda Central St. Martins. Gracias a su talento y tesón, lograron crear sus propias firmas y renovaron la alta costura a través de su trabajo en Givenchy y Dior.

Dioses y reyes

Alexander McQueen no sólo tuvo que luchar contra un entorno social hostil; cuando empezó a destacar con sus diseños, el clasista mundo de la moda inglés le dio la espalda por no considerarlo uno de los suyos, pero fue gracias a él que la semana de la moda de Londres resultase atractiva para los clientes. Aunque pudiera parecer que se movía a la sombra de Galliano, McQueen demostró tener una voz propia, cuyos rasgos eran la invención formal y la subversión moral.

Los diseñadores fueron la máxima expresión de la moda y su industria en el cambio de siglo

John Galliano, por su parte, es un luchador que ha logrado sobreponerse mil veces ante la adversidad. Sus desfiles eran narrativos y su inspiración, historicista, un estilo criticado por los medios por no reflejar los deseos de la calle, pero que lograba un gran efecto dramático y mediático. Su ropa y desfiles eran tan brillantes como poco comerciales, pero generaban atención, motivo por el que fue escogido por Bernard Arnault, dueño de LVMH, para encargarse primero de Givenchy y luego de Dior, donde vivió años triunfales y multiplicó la facturación de la marca.

Dioses y reyes
Fotografía de Dana Thomas. Foto: Michael Roberts

Tanto Galliano como McQueen sirvieron para que la industria del lujo creciera de forma exponencial, generando un interés que se traducía en beneficios, pero que obligaba a hacer cada vez más colecciones y superar siempre las expectativas. La industria de la moda pasó de estar formada por marcas medianas de gestión familiar a ser parte de conglomerados empresariales que respondían ante accionistas. La espiral de creación y consumo se aceleró tanto que se llevó a sus dos más insignes creadores por delante. Como declaró Galliano: “Sólo eres tan bueno como lo es tu última colección”.

La creadora de este ejemplar de Dioses y reyes, Dana Thomas, es una periodista especialista en moda de prestigio internacional. Es colaboradora de The New York Times y Vogue, entre otros medios especializados en moda. Hoy, nos regala una visión de los referentes de la moda que se tuvieron que abrir paso entre la difícil sociedad y sus tormentos personales.